Este sábado se celebra una jornada de voluntarios en las Marismas de Alday


La Fundación Naturaleza y Hombre y Manucas han organizado para este sábado, 17 de noviembre, una nueva iniciativa conjunta, en esta ocasión en las Marismas de Alday.

En ella, los participantes realizarán mejoras en el interior del observatorio flotante, arreglos en el vallado exterior, recogida de basuras dentro y fuera de la marisma y medidas de emergencia frente a la propagación del plumero y la chilca, dos especies invasoras que causan estragos en el litoral cantábrico.

De esta manera, la FNYH y Manucas ponen en marcha nueva colaboración tras el éxito del ‘Fin de semanuca’ realizado en la Montaña Pasiega el pasado junio. En aquella ocasión, veinte jóvenes, entre voluntarios y colaboradores de ambos colectivos convivieron con la cultura local en la Red de Fincas del Alto Pas-Miera, gestionada por FNYH.

Múltiples actividades y grandes resultados

A lo largo de tres jornadas, pudieron conocer las costumbres de la zona y su forma de vida de primera mano. Se trataba de jóvenes residentes en Cantabria, de entre 18 y 30 años, procedentes de países como Austria, Rumanía, República Checa, Bélgica, Estados Unidos, Reino Unido, Albania, Polonia… y de Cantabria, País Vasco, Asturias y León.

Durante el fin de semana, fue posible plantar 135 árboles que habían sido arrasados por un incendio, guardar y almacenar la lana tras la esquila de las ovejas y realizar cuidados y trabajos de mantenimiento en más de 1.000 árboles adultos, a los que se les quitó el protector frente al ramoneo del ganado.

Los voluntarios también disfrutaron de una excursión por el tramo alto del río Miera, de una visita al Ecomuseo-Fluviarium de Liérganes y de la proyección del documental Pasiegos: Los Valles del Silencio, de los hermanos Sainz Crespo.

Las organizaciones

Manucas es una iniciativa juvenil que promueve la protección del medio ambiente, el voluntariado y una juventud activa a través de la organización de fines de semana de voluntariado en ONG.

La Fundación Naturaleza y Hombre, por su parte, lucha por la conservación del patrimonio natural y de las actividades tradicionales del hombre, los Espacios Naturales Protegidos, y la restauración de ecosistemas y la recuperación de especies amenazadas de la flora y la fauna silvestres, en consonancia con un desarrollo sostenible, la salvaguarda del patrimonio etnográfico, la investigación y la educación Ambiental.