Los administradores de Candemat invalidan la venta de la empresa por impago


Mario da Silva tendrá que decir adiós a Candemat. Los adnministradores concursales le han comunicado que queda sin efecto la venta de la empresa de Maliaño por incumplimiento de los compromisos adquiridos cuando se adjudicó la matricera hace casi un año.

Da Silva, que se comprometió hace meses a abonar las deudas contraídas con Hacienda, Fogasa y la Seguridad Social, principalmente, por importe de tres millones de euros,no ha cumplido, según informa eldiariomontanes.es,  el compromiso por lo que los administradores concursales. Por ello, han decidido no conceder más tiempo al adjudicatario y rescindir el contrato.

Según este medio, la plantilla se encuentra “muy desilusionada” ya que el propietario portugués había garantizado el relanzamiento de la matricera cántabra que fabrica moldes para la industria del automóvil.

Recordemos que la compra debía haberse formalizado en enero pasado y ahora se contactará con otros inversores solventes para evitar el cierre de la factoría, que cuenta con una plantilla de 120 personas.