Dos años de cárcel para un vecino de Herrera por agredir a dos guardias civiles


La Audiencia Provincial de Cantabria ha ratificado la condena de dos años de cárcel impuesta a un hombre por agredir y causar lesiones a dos agentes de la Guardia Civil que acudieron a su domicilio a requerimiento de su padre.

Según recoge Europa Press, los hechos tuvieron lugar en el año 2010, cuando el padre del acusado pidió a los agentes que le acompañaran a su casa, en Herrera de Camargo, porque su hijo se encontraba dentro muy alterado.

Cuando los agentes iban a poner en marcha el protocolo para trasladarlo a un centro médico, el acusado propinó un puñetazo en la cara a uno de ellos,  se abalanzó contra el otro, al que tiró al suelo y sujetó por el cuello con un brazo y, durante su traslado con grilletes a las dependencias de la guardia civil, siguió dando patadas y golpes en el vehículo policial.

La sentencia señala que en el momento de suceder los hechos, el acusado estaba diagnosticado de un trastorno de la personalidad, por lo que se le aplicó la atenuante de alteración psíquica, así como la agravante de reincidencia, por estar condenado anteriormente por un delito de lesiones.

La Audiencia confirma ahora la sentencia de dos años de prisión y una indemnización total de 7.500 euros a los agentes agredidos, desestimando en su totalidad el recurso.