Un total de 1.831 cántabros han apadrinado con la ONG Intervida


“Colaboro con distintas organizaciones y entidades locales porque es una forma de ayudar. Si todos ponemos nuestro granito se puede hacer mucho”. Ángel Castanedo es uno de los 1.831 padrinos con los que Intervida cuenta en la Comunidad de Cantabria.

Todos ellos brindan su apoyo a la organización y sus aportaciones se suman a las de más de 122.000 personas que apadrinan con Intervida y que benefician a unos 550.000 niños y jóvenes, más de 110.000 adultos y 10.000 mil docentes.

“Lo bonito es cuando el dinero llega donde tiene que llegar y el fin llega a realizarse”, afirma Ángel Castanedo, que es padrino desde 1998. Apadrina con esta organización a dos niños de El Salvador: John Warren y Nahum Alexander.

La razón que le movió a apadrinar fue su preocupación por que todos los niños del mundo, sean de donde sean, tengan los mismos derechos, puedan ir a la escuela, reciban atención médica y vivan en condiciones dignas. Un niño apadrinado disfruta de más años de una educación de mayor calidad y mejores perspectivas laborales y personales.

Además, los niños apadrinados tienen más posibilidades de terminar la educación primaria, así como de conseguir un empleo y escoger de qué quieren trabajar. También se casan, tienen hijos más tarde, adquieren mejores hábitos de salud y habitan en viviendas de mayor calidad.

Los niños de las 1.877 escuelas en las que trabaja Intervida reciben las aportaciones de los padrinos en forma de aulas, pupitres, materiales pedagógicos, útiles escolares y formación para sus profesores, entre otros, para que puedan disfrutar de su derecho a acceder a una educación de calidad. También reciben tratamiento médico cuando están enfermos, así como apoyo nutricional.

El compromiso que representa el apadrinamiento garantiza la continuidad de los proyectos a largo plazo, una condición indispensable cuando hablamos de la educación y la salud de la infancia. Así, cuando una persona se convierte en padrino de uno de los niños de la población a la que va a apoyar, se suma al trabajo de cooperación para el desarrollo que Intervida lleva a cabo.

A partir de entonces recibe la fotografía de ese niño y una breve descripción del país donde vive. El padrino entra así en contacto con una realidad alejada de la suya, que tal vez desconocía, y lo hace de una manera altruista, vinculándose con esa realidad a través del niño.

Los beneficios, por lo tanto, se mueven en las dos direcciones. Padrinos y madrinas ayudan a financiar los proyectos de desarrollo que benefician a sus apadrinados y a todos sus compañeros de clase, a su escuela, a su familia y a su población; y, al mismo tiempo, tienen la oportunidad de acercarse a otra cultura, a otra realidad social y a otra manera de vivir.

De esta manera, los padrinos tienen la posibilidad de conocer más de cerca estas realidades tanto sea mostrando un mayor interés por lo que pasa en aquel lugar, como viajando para conocerlo en primera persona.

Sobre Intervida

Intervida es una ONG internacional de cooperación para el desarrollo y sensibilización social que actúa localmente con las comunidades para promover el cambio social sostenible a través de la mejora de las condiciones de vida de las poblaciones vulnerables, en especial de la infancia, e incidiendo en las causas de la pobreza y las desigualdades.