Las piezas de Candemat comienzan a encajar


Aunque todavía falta la confirmación oficial por parte de los administradores concursales, será la empresa vizcaína Nortec quien se haga con el control de Candemat, al considerarse su oferta mejor que la de la catalana Dover.

Ahora sólo queda que la titular del Juzgado de lo Mercantil nº 1 de Santander, María del Mar Hernández, que será quien tome la decisión final, respete la elección realizada por los administradores Santiago Ruiz Asenjo, Juan Carlos Sánchez Girón y Francisco Cagigas Gandarillas.

Los argumentos que más han pesado han sido las garantías de entregar los pedidos pendientes de varios fabricantes de automóviles, así como la perfecta compatibilidad de ambas empresas, pues mientras la planta de Maliaño es capaz de realizar el proceso completo de fabricación de troqueles, incluida investigación y diseño, Nortec se dedica al acabado y afinado de las piezas ya fabricadas.

También se ha tenido en cuenta el deseo de la compañía vasca de mantener al mayor número de trabajadores posibles. En principio serán 85 de los 120, aunque según han informado a Europa Press fuentes sindicales, Nortec está buscando nuevos contratos en Alemania con diversas marcas de automóvil, para traer producción a la planta de Maliaño y conseguir así la continuidad de la mayor parte posible de la plantilla.

Nortec, con sedes en las localidades vizcaínas de Erandio y Galdacano, cuenta con 85 trabajadores en plantilla y es la sucesora de la antigua Matrinor. Está en el mercado desde hace cinco años y su propuesta para Camargo va acompañada de compromisos de carga de trabajo para el futuro.

La oferta, como mínimo, debe aportar los 3,5 millones de euros que se deben a la Seguridad Social, Hacienda y Ayuntamiento de Camargo, y tienen como garantía hipotecas sobre inmuebles y la maquinaria de la empresa.