El Gobierno propone que el Centro Tecnológico de Componentes colabore con el CIFA


El presidente de Cantabria, Ignacio Diego, garantizó la colaboración del Gobierno regional con el Centro Tecnológico de Componentes (CTC), gracias al “enorme potencial” de este centro tecnológico cántabro y la capacitación de sus 25 trabajadores, la mayoría de los cuales son ingenieros y científicos.

Además, propuso que el Centro Tecnológico de Componentes acceda alas convocatorias de la Comisión Arco Atlántico, que en la actualidad preside el propio Ignacio Diego. También indicó la posibilidad de que el CTC a estrechar la colaboración con los dos centros de investigación propiedad del Gobierno cántabro, como son el CIMA y el CIFA, éste último con sede en Muriedas.

El Centro Tecnológico de Componentes nació en el año 2000. En 2008 se incorporó al Grupo SODERCAN y en 2011 se transformó en fundación privada, con un 88 por ciento de participación privada y un 12 por ciento pública.

Su patronato está conformado por 18 empresas, entre ellas ENSA, Gerdau, Gamesa, SIEC, Oxital Arruti, Emilio Bolado, EON Renovables, ITM Sistemas, Banco Santander o Caja Cantabria, y 3 instituciones públicas como son SODERCAN, la Universidad de Cantabria y el Instituto de Hidráulica.

En la actualidad cuenta con 25 trabajadores y su objetivo es “contribuir al beneficio general de la sociedad y a la mejora de la competitividad de las empresas mediante la generación de conocimiento tecnológico, realizando actividades de I+D+i y desarrollando su aplicación”.

El CTC aspira a convertirse en el socio tecnológico de las empresas de la región, especialmente de las Pymes, para potenciar su competitividad y sostenibilidad, y contribuir al desarrollo socio-económico de Cantabria.