El futuro propietario de Candemat destaca el “potencial” de las instalaciones y sus trabajadores


El gerente de Nortec, Roberto Arenas, ha mostrado su satisfacción por la futura adquisición de la empresa Candemat, un proceso de compra que está a punto de hacerse realidad a falta de algunos flecos.

El empresario ha confirmado que arrancarán con una plantilla de 85 personas aunque esperan poder llegar al centenar cuando la empresa comience a aumentar la producción, tal y como ha señalado al periódico vasco Deia.

Arenas considera que la factoría de Maliaño “tiene un gran potencial en instalaciones y en personal cualificado” pese a estar en proceso concursal, si bien reconoce que los inicios no van a ser sencillos ya que sólo hay un 25 por ciento de carga de trabajo en a actualidad.

Para solventar esta situación, Nortec ha comenzado a buscar nuevos contratos en Alemania con diversas marcas de automóvil, para traer producción a la planta de Maliaño y conseguir así la continuidad de la mayor parte posible de la plantilla.

En todo caso, Arenas se ha mostrado cauteloso con la compra y ha preferido no confirmar la adquisición ya que queda por realizar una auditoría “en profundidad” para aclarar el origen de unas deudas de mas de medio millón de euros que no se habían contemplado inicialmente.

Roberto Arenas es, junto a su socio Gilles Pottiez, el propietario de la compañía que se va a hacer, si no hay sorpresas, con el control de Candemat después de que los administradores concursales optaran por esta oferta al considerar las garantías de entregar los pedidos pendientes de varios fabricantes de automóviles, así como la perfecta compatibilidad de ambas empresas.

Después de poco más de cinco años y medio en el mercad0 de la automoción, la adquisición de la matricera cántabra puede suponer un salto adelante para Nortec, una empresa que en 2012 facturó 12 millones de euros.