El pregón de las fiestas de Muriedas a cargo de Joaquín de Diego Alonso reunirá a numerosos vecinos


La Casa Palacio del Marqués de Villapuente, actual sede del Ayuntamiento de Camargo, acogerá mañana viernes el acto de apertura oficial de las Fiestas de San Vicente Mártir de Muriedas.

Lo hará con el tradicional pregón que, este año, correrá a cargo del médico Joaquín de Diego Alonso, y que supondrá el comienzo protocolario de unas actividades que se inician esta tarde con una exposición de pintura.

Este vecino de la localidad ha contado a NOTICIAS DE CAMARGO cómo está viviendo estas horas previas a un emotivo acto en el que estará acompañado por numerosos amigos y vecinos.

Ante todo, ha querido mostrar su agradecimiento hacia el Ayuntamiento por haber pensado en él para llevar a cabo el pregón de este año, una responsabilidad que “lógicamente” aceptó.

También ha confesado que está “venga a darle vueltas” a los contenidos que van a componer su discurso del viernes, ya que “no es fácil condensar todo lo que quiere uno decir”.

Lo que sí es casi seguro es que durante su alocución hará un repaso por sus años de infancia y juventud, y dejará un hueco para anécdotas relacionadas con su exitosa trayectoria como médico “de toda la vida” de su pueblo o su hobby como radio aficionado. “Yo soy de la época del trolebús” ha bromeado.

Además, ha constatado que éstos han sido unos años en los que tanto Muriedas como el resto de los pueblos del municipio “han cambiado mucho, y no sólo el casco úrbano, sino todas las localidades del Valle”.

Joaquín de Diego Alonso ha querido reivindicar las Fiestas de San Vicente Mártir, pues “siempre han sido el niño pequeño” frente a alguna otra fiesta, ya que al celebrarse en una época tan temprana del año “pasan un poco desapercibidas”. Pero este es un hecho que no debe hacer olvidar que “Muriedas es la capital del municipio”, ha recordado.

No obstante, ha elogiado que esta peculiaridad y el hecho de que las fiestas se caractericen por el tiempo invernal y por la ausencia de actividades al aire libre, las convierte en unas celebraciones “más recogidas y cincunscritas a las personas mayores que son las que tienen mayor apego” a las tradiciones de toda la vida.

En cualquier caso, acompañe el tiempo o llueva, lo que sí espera el pregonero de este año es poder participar “dentro de lo que cabe” y siempre que las obligaciones laborales lo permitan, en la mayoría de los actos programados.