Expertos alertan de la falta de protocolos para detectar el acoso laboral a personas con discapacidad intelectual


Técnicos europeos del proyecto ‘Déjame ser yo’ (Let me be me) se reunirán los días 14 y 15 de febrero en Cantabria para analizar los últimos avances del estudio sobre acoso laboral a personas con discapacidad intelectual en el que participan la Fundación Laboral del Metal y Ampros. El proyecto, que se puso en marcha en octubre de 2011 tiene una duración de dos años.

Los técnicos analizarán en Santander los resultados del ‘Análisis de Necesidades Formativas’ (ANF), el  primer estudio de sus características que existe en Europa sobre el acoso laboral en personas con discapacidad intelectual.

Alrededor de 200 personas procedentes de Portugal, España, Irlanda, Inglaterra y Alemania han participado en el estudio, que permitirá elaborar estrategias para los profesionales que  trabajan con personas con discapacidad intelectual

El informe inicial supone un avance en la detección de necesidades de formación por acoso laboral, ya que actualmente no existe ningún material específico con el que trabajar para evitarlos o que ofrezcan pautas para afrontar una situación de estas características entre las personas con discapacidad intelectual. 

De ahí este estudio, ya que si bien sus resultados no deben generalizarse, son útiles para abordar programas que erradiquen prácticas de acoso de una manera eficaz y eficiente.

 Vocabulario correcto

Entre los datos más significativos que arroja el informe destaca el apartado de los expertos, que recomendaron a los orientadores y empleadores dar a conocer a los trabajadores con discapacidad intelectual el vocabulario correcto asociado al acoso, de manera que sean conscientes en todo momento de que están siendo víctimas de un delito. En muchos casos, las personas con discapacidad no sienten como acoso ser sometidos a vejaciones o insultos.

Asimismo, los expertos destacaron la ausencia de protocolos de detección y prevención del acoso laboral, lo que dificulta aún más la localización del problema y su resolución.

En este sentido, apuestan por integrar no sólo  a los profesionales que trabajan con personas con discapacidad intelectual, sino también a las familias, compañeros y empleadores.

El proyecto se encuentra actualmente en la fase de elaboración de materiales y adaptación de textos a  los idiomas de cada país participante. Posteriormente, se dará paso a la fase piloto con profesionales, orientadores y familiares de personas con discapacidad intelectual.