Las OMIC ayudarán a las familias víctimas de desahucios a acceder a las viviendas que ofrece el Gobierno


El Gobierno de Cantabria destinará las 24 viviendas de su propiedad a las familias que hayan sufrido el desahucio de su vivienda después del primer día de enero de 2010 y se encuentren en una situación de especial vulnerabilidad.

Así lo ha anunciado el consejero de Obras Públicas y Vivienda, Francisco Rodríguez Argüeso que, acompañado del director general de Vivienda y Arquitectura, José Antonio González Barrios y de la directora general de Comercio y Consumo, Ana María España, ha informado esta mañana de que la presentación de solicitudes para tener acceso a estas viviendas, se presentarán en la sede de la Dirección General de la Vivienda (calle Vargas, 53 de Santander) y el plazo finalizará el próximo 31 de enero.

Rodríguez Argüeso ha informado a los ayuntamientos y a las Oficinas Municipales de Información al Consumidor (OMIC), que “en coherencia con las medidas previstas en el decreto-Ley de medidas urgentes para reforzar la protección a los deudores hipotecarios, la Consejería de Obras Públicas y Vivienda considera que se debe apoyar desde las instituciones públicas a aquellos desahuciados que se encuentren en una situación de especial riesgo de exclusión”.

La instrucción señala que “tendrá la consideración de supuesto excepcional que demanda una inmediata intervención pública, el desahucio de aquellas unidades familiares que se encuentren en una situación de especial vulnerabilidad cuando el mismo haya sido ejecutado a partir del 1 de enero de 2010″, especificando que se encontrarán en situación de especial vulnerabilidad aquellas unidades familiares que cumplan dos condiciones.

La primera, que la resolución de desahucio haya sido motivada por la ejecución judicial o extrajudicial de un crédito o préstamo garantizado con hipoteca que recaiga sobre la única vivienda en propiedad de los miembros de la unidad familiar y que el mismo hubiese sido concedido para la adquisición de la misma. No concurrirá la presente condición respecto de aquéllos que hayan efectuado una dación en pago de su vivienda habitual.

La segunda, los ingresos de la unidad familiar no supere 2 veces el IPREM (Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples). También se indica que se concederá preferencia en la adjudicación a aquellas unidades familiares que, cumplimiento las condiciones anteriores, formen parte de alguno de colectivos especiales (familia numerosa, monoparental con un hijo a cargo, con un menor de tres años, con un miembro que tenga declarada incapacidad permanente absoluta, o en la que exista una víctima de violencia de género si la vivienda es su domicilio habitual).

Información y asesoramiento

En la línea de apoyar a las familias afectadas por los desahucios, Rodríguez Argüeso ha anunciado que se llevará a cabo un sistema de información y asesoramiento en colaboración con la Dirección General de Comercio y Consumo y las doce OMICs. En este servicio, cuyos operarios han sido debidamente preparados, se facilitará información sobre la situación y posibles salidas de los afectados por el problema de los embargos.

Además, la Consejería de Obras Públicas y Vivienda ha puesto en marcha un Servicio de Asesoramiento de Mediación Hipotecaria para personas que puedan tener riesgo de exclusión social, que estará ubicada en las instalaciones de Gesvican (C/ Miguel Artigas, 2 y 4 de Santander), para atender, tanto las peticiones de las diferentes OMICs, comno para todos aquellos ciudadanos que necesiten recibir directamente asesoramiento técnico por la situación que se les plantee. Este servicio, de carácter gratuito, se prestará los lunes de 10:00 a 14:00 horas y los miércoles y jueves de 16:00 a 20:00 horas.

Este servicio tiene como principal objetivo el de informar y asesorar, con carácter preventivo fundamentalmente, a aquellas familias que, por causas de pérdida del puesto de trabajo o situaciones imprevistas, no pueden hacer frente a su hipoteca, ofreciendo la posibilidad de realizar una negociación con la entidad financiera para que se pueda hacer frente a la deuda y evitar el desahucio de la vivienda.