El presidente del grupo al que pertenece Ferroatlántica recibió la Gran Cruz de Isabel la Católica


El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, entregó ayer viernes la Gran Cruz de Isabel la Católica y la Gran Cruz del Mérito Civil a diversos empresarios españoles que han contribuido “muy especialmente” en el proceso de internacionalización de la empresa española.

Entre ellos se encontraba Juan Miguel Villar Mir, fundador del grupo de empresas de construcción, energía, siderometalúrgicas y de fertilizantes Villar Mir, grupo al que pertenece Ferroatlántica, la empresa radicada en Maliaño.

Los otros dos condecorados fueron el abogado Antonio Garrigues Walker, presidente del despacho de abogados que lleva su apellido; y el exconsejero delegado de Endesa, Rafael Miranda.

Los tres empresarios recibieron de manos del ministro la Gran Cruz de la Orden de Isabel la Católica, que premia “aquellos comportamientos extraordinarios de carácter civil (…) que redunden en beneficio de la Nación o que contribuyan, de modo relevante, a favorecer las relaciones de amistad y cooperación” de España con el resto del mundo.

Además, el abogado economista Juan María Nin Génova, que ha desarrollado gran parte de su carrera profesional en el sector de la banca y que hoy es consejero de Repsol, junto con el consejero externo del Santander Antonio Escámez Torres, recibieron la Gran Cruz del Mérito Civil, que premia los servicios relevantes prestados al Estado.

El céntimo verde

Por otro lado, la planta de Ferroatlántica en Maliaño mantendrá los 175 puestos de trabajo este año y proyecta continuar con su actividad al 75% de su capacidad máxima.

Así lo ha indicado el director de la empresa, Alberto Fuentes Álvarez, en declaraciones a Radio Camargo recogidas por NOTICIAS DE CAMARGO, en las que también ha mostrado su preocupación por la manera en que puede afectar el denominado “céntimo verde”, pues se calcula que la subida de la energía eléctrica podría alcanzar unos 4 millones de euros.

Fuentes Álvarez también ha declarado a la radio municipal que Ferroatlántica cumple con todos los requisitos ambientales establecidos por las distintas administraciones y que, desde la entrada en vigor de la normativa europea, se realizan “cero vertidos” a la ría.