La comida de hermandad de las Fiestas de Muriedas reunió a cientos de vecinos [fotografías]


Las fiestas de Muriedas han concluido después de varios días de intensa actividad, si bien la exposición de pinturas que abrió los actos se podrá visitar hasta el 4 de febrero en el Centro Cultural de Estaños.

Como era de esperar, ayer los vecinos de la localidad respondieron fielmente a los eventos programados para conmemorar el día grande del patrón de Muriedas. Y lo hicieron, primero, en la misa que se celebró en la Iglesia de San Vicente Mártir, una ceremonia cantada que contó con la participación del Coro Parroquial.

Y después fueron muchos los que acudieron a la comida de hermandad. Se calcula que unos 500 vecinos optaron por degustar una sabrosa paella gigante regada con vino y refrescos, en compañía de amigos y mejor conversación.

El alcalde de Camargo, Diego Movellán, y el pregonero Joaquín de Diego Alonso participaron en ambos actos acompañados por varios miembros de la Corporación municipal y por el alcalde pedáneo de Muriedas, Amancio Bárcena, que hizo balance final de las fiestas.

A preguntas de NOTICIAS DE CAMARGO, el presidente de la Junta Vecinal calificó las fiestas de “muy buenas” y señaló que el mal tiempo que ha habido el fin de semana ha tenido su parte positiva, ya que ha hecho que mucha más gente se haya sumado a las diferentes actividades que se han llevado a cabo.

Así, Bárcena ha destacado que las pruebas de scalextric, los hinchables y los juegos destinados a los niños organizados el pasado domingo hicieron que el pabellón estuviera “a tope”, con muchas familias y niños que decidieron pasar la jornada dominical disfrutando de estas actividades.

Tras la comida, se dio paso a la actuación del Coro de la Asociación San Vicente, para terminar las fiestas de este año con música y bailes.