Camargo tendrá que pagar más de 70.000 euros por ocupar parte de una parcela para construir viviendas


En la próximas semanas el Ayuntamiento de Camargo quiere poner solución definitiva a un problema que viene de tiempo atrás y que afecta a los edificios ubicados en el número 45 de la Avenida de Bilbao, en Muriedas.

Más aún cuando recientemente la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria ha dictado una sentencia, que es firme, por la que anula el estudio de detalle y la licencia de obras que se realizaron en 2006 para poner en marcha esta promoción de viviendas.

El problema viene derivado de un error a la hora de elaborar el estudio de detalle, que hizo que se sobrepasara en unos tres metros el terreno de la finca y se entrara en la parcela contigua.

Fuentes municipales consultadas por NOTICIAS DE CAMARGO aseguran que “la edificación no corre peligro” pese a que los propietarios de la parcela  ”piden la ejecución de la sentencia”.

Lo que se hará, señalan desde el Consistorio, es realizar un nuevo estudio de detalle que sí incluya la línea de terreno comida. Por esta razón, el Ayuntamiento ya se ha puesto en contacto con los propietarios de la parcela para que le hagan llegar el justiprecio por el que se valora ese porcentaje de terreno.

Las primeras estimaciones que realizan en el Ayuntamiento apuntan a que ese error costará a las arcas municipales unos 70.000 u 80.000 euros. Unas cantidades que “asumiremos cuando se apruebe el nuevo estudio de detalle”, indican, ya que consideran que en su día “se hizo mal por parte del Ayuntamiento”.

Al mismo tiempo, representantes municipales se reunirán en los próximos días con los propietarios de las viviendas para mantenerles informados e indicarles que sus propiedades no corren peligro.

También quieren impedir que sean éstos los que paguen errores ajenos y evitar que los dueños de la parcela “demanden a todos los propietarios para que les paguen”.

Permuta de terrenos

Los dos edificios que constituyen la promoción albergan 100 viviendas en régimen autonómico y 28 viviendas en régimen general. Se levantaron sobre un terreno municipal que el Ayuntamiento de Camargo cedió en su día al Gobierno de Cantabria a través de Gesvicán para la construcción de un colegio público.

Sin embargo, tras llegar a un acuerdo con un constructor que disponía de un terreno en la zona de La Maruca, se decidió realizar una permuta de terrenos. Y así, finalmente, se construyeron el Colegio Gloria Fuertes y los edificios de viviendas en los lugares que hoy conocemos.

El problema llegó cuando se constató que, a la hora de realizar el estudio de detalle, se había incurrido en un error y se había entrado unos tres metros en la parcela contigua.

Tras la correspondiente denuncia y un largo proceso, el juez dio la razón a los propietarios de la parcela, ya que estimó que se estaba haciendo uso de esa franja de suelo sin que se hubiera procedido a la expropiación de esa parte del terreno.

En el Ayuntamiento están convencidos de que el problema quedará solventado, y se pondrá fin a los quebraderos de cabeza que ha provocado esta promoción de viviendas desde hace años.