Cantabria perdió más de 300 autónomos en enero


La Unión de Trabajadores Autónomos de Cantabria (UTAC) ha recordado que nuestra región fue la comunidad autónoma española con mayor descenso de afiliaciones medias en el Régimen Especial de Trabajado Autónomo (RETA) de la Seguridad Social el pasado mes de enero, un 0,77%, tras registrarse un balance total de 41.190, 318 menos que en diciembre de 2012.

Esto supone la cifra más baja desde enero de 2002. Además, las 41.190 afiliaciones de trabajadores por cuenta propia del mes pasado en Cantabria es el menor número registrado en la región desde que en 2008 se integraron en el RETA los afiliados autónomos agrarios y, si se suma a estos en los años anteriores, la más baja desde el mencionado año 2002.

La asociación de autónomos subraya que la pérdida de más de 300 afiliaciones de autónomos registrada en Cantabria el mes pasado responde a una caída generalizada del empleo por cuenta propia en todas las actividades económicas, en especial las más relevantes, y sobre todo de las masculinas, que sumaron un descenso mensual de 227.

La construcción

De hecho, la crisis económica, en especial la paralización de la actividad constructiva y de la obra pública, así como la subida del IVA, ha acabado en cinco años con la actividad de 2.526 trabajadores autónomos de la construcción en Cantabria.

Según UTAC, en enero de 2008, el número de trabajadores autónomos en este sector en el territorio cántabro era de 8.164, mientras que el mes pasado ascendía a 5.638, un 31% menos y tres puntos por encima de la media nacional.

La organización considera que ésta es una de las consecuencias más graves de la crisis económica y de los “errores” a la hora de gestionar soluciones. “Y lo peor de todo es que no lleva camino de solucionarse a corto plazo”, afirma.

En este sentido, apunta que los precios de las viviendas no se han acondicionado a la situación de crisis actual, las entidades financieras continúan sin otorgar créditos a los consumidores, y el Gobierno cántabro no ha llegado a abordar un “verdadero” Plan de Rehabilitación de viviendas y edificios y menos aún de los muchos locales comerciales que han quedado abandonados por la recesión, “una de las pocas salidas a corto plazo que podrían ser beneficiosas para el sector”.