El PSOE pide cambiar la Ley para permitir bicicletas en espacios naturales y forestales en los supuestos autorizados


El Grupo Parlamentario Socialista registró ayer una Proposición no de Ley para instar al Gobierno a corregir la modificación de la Ley de Cantabria 4/2006, de Conservación de la Naturaleza de modo que se permita la circulación con bicicletas en los supuestos autorizados de los espacios naturales y forestales de Cantabria.

Para el diputado socialista, Miguel Ángel Palacio, la modificación legislativa auspiciada por la Ley de Medidas Fiscales y Administrativas “es absolutamente exagerada, desproporcionada y contraria para el uso y disfrute de la naturaleza y para la práctica y afición de la bicicleta como actividad saludable y deportiva”, ya que las multas que antes oscilaban entre los 60 y 600€, ahora han sido elevadas de 500 a 5.000 €.

Palacio explicó que la modificación incluye dentro de las infracciones leves la circulación de todo tipo de vehículos, con o sin motor, no sólo en los Espacios Naturales Protegidos, sino también, en los Montes de Utilidad Pública campo a través, por sendas o caminos peatonales, por cortafuegos o cauces fluviales, así como el estacionamiento o aparcamiento de dichos vehículos en estas zonas.

También recordó que en Cantabria hay 482 montes públicos que ocupan 244.000 hectáreas y que según la modificación señalada, desde el pasado 1 de enero, la circulación con bicicleta por estos espacios está prohibida y puede, incluso, ser sancionada.

“En los últimos años ha habido un notable incremento del uso de la bicicleta en la práctica de determinadas actividades recreativas en el medio natural que no plantea ningún problema en cuanto a la protección de los espacios forestales, cuando se realiza sobre senderos, pistas o caminos públicos autorizados. Es más, el Gobierno de Cantabria ha promovido con notable éxito de participantes algunas manifestaciones deportivas ciclistas por estos espacios naturales. Por eso, es completamente ilógico que se coarte la circulación de estos vehículos equiparándolos a los de motor, cuando las bicicletas no suponen ninguna agresión al medio natural”, finalizó Palacio.