Los administradores de B3 Cable hallan posibles irregularidades en las cuentas de la compañía


El informe elaborado por los administradores concursales de B3 Cable desvela que una de las causas que han llevado a la empresa de Maliaño a su situación económica actual se debería a un presunto desvío de dinero a paraísos fiscales.

Junto al incremento de los precios del cobre y la caída de las ventas a causa de la crisis, el documento elaborado por los administradores Juan Carlos Sánchez Girón y Santiago Ruiz Asenjo recoge así la tercera causa que ha llevado a B3 Cable a la quiebra:

“En mayo de 2008, B3 CABLE adquirió a Nexan Iberia, S.L. la factoría de Maliaño, en una operación de venta global de activos y pasivos. Esta operación fue financiada por el banco Landsbanki Islands.

Aprovechando la situación de capacidad de financiación que se tuvo en el año 2008, tras la citada operación, los entonces socios y administradores de B3 CABLE consintieron y autorizaron el pago de una factura de 6.300.000 euros, de fecha 2 de julio de 2008, a la entidad AXIS VENTURA LTD., domiciliada en un paraíso fiscal, y que presumiblemente pertenecía a ellos mismos.

La citada factura se giró por supuestos servicios efectuados en la compra de la factoría de Maliaño, servicios que no pueden considerarse efectivos y, en cualquier caso, de ninguna forma justificaban el elevadísimo importe facturado, máxime cuando por el mismo concepto el Grupo había facturado otro importe adicional de aproximadamente 660.000 euros.

Es importante insistir en que ni el concepto de los servicios, ni por supuesto el importe satisfecho de 6.300.000 euros tiene la menor justificación. Se trató, sencillamente, de una desviación de fondos en beneficio personal de los administradores y socios de B3 CABLE, causándole un sangrante perjuicio que no puede pasar desapercibido en este procedimiento concursal.

Además de la gravedad del hecho en sí, debe tenerse en cuenta que el drenaje de estos fondos ha tenido efectos muy negativos en el desarrollo de la actividad de B3 CABLE, ya que no se soportó con excesos de tesorería, sino a costa de los límites del crédito bancario, consumiendo por tanto una capacidad financiera que bien podría haberse utilizado para acometer las medidas de reestructuración que la evolución del negocio iba exigiendo.”

Ante estos hechos, el alcalde Diego Movellán ha pedido que “se depuren todas las responsabilidades” y se estudie, además, si estas actuaciones habrían puesto a la factoría en la situación que se encuentra en la actualidad.

Recordemos que el próximo 25 de febrero concluye el plazo de presentación de ofertas de inversores interesados.