Los socialistas presentan mociones al pleno sobre la situación laboral de las mujeres y la reforma local


El Grupo Municipal Socialista llevará este jueves al Pleno ordinario dos mociones relativas a la situación de las mujeres en el mercado laboral y el Anteproyecto de Ley para la racionalización y sostenibilidad de la administración local.

Por una parte, los socialistas instarán al Ayuntamiento a que apruebe una moción para derogar la reforma laboral ya que consideran que la modificación de la ley estaba acompañada de “múltiples mensajes que venían también de las mismas filas conservadoras; mensajes que relacionan la autenticidad de ser mujer con la maternidad, la defensa de la educación segregada de niños y niñas, la eliminación de la educación para la ciudadanía. Mensajes que pretenden situar a las mujeres de nuevo en las tareas de cuidado, la crianza y la dependencia”.

Por ello solicitarán la derogación de la reforma, así como el desarrollo de un Plan de Empleo para las mujeres, que incluya políticas activas específicas, la promoción del autoempleo y el desarrollo de un Plan de Igualdad de las mujeres en el empleo, dirigido a promover la igualdad y a eliminar la desigualdad salarial.

También solicitarán el mantenimiento de los derechos recogidos en la Ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las Personas en Situación de Dependencia y la promoción de políticas que permitan la corresponsabilidad en la vida laboral y familiar de hombres y mujeres, y el cumplimiento de la Ley para la Igualdad efectiva de Mujeres y Hombres, así como el mantenimiento de la Ley actual de Salud Sexual y Reproductiva e Interrupción Voluntaria del Embarazo, entre otras medidas.

Por otro lado, pedirán que el Consistorio reafirme la trascendencia del papel de los Ayuntamientos en la igualdad de oportunidades, la democracia y la cohesión social, “elementos que han permitido vertebrar el territorio y prestar servicios esenciales y básicos, descentralizados y de proximidad para la ciudadanía”.

En este sentido, solicitarán la retirada por parte del gobierno del Anteproyecto de Ley para la racionalización y sostenibilidad de la administración local, y la apertura de un proceso de negociación con todos los grupos parlamentarios y con la FEMP que permita abordar la reforma de las leyes que regulan el mundo local garantizando la autonomía local y los derechos sociales de los ciudadanos.