La Asociación Ría inicia la restauración ambiental del entorno de la ría del Carmen y Boó


(Foto: Asociación Ría)

La Asociación Ría ha puesto en marcha la nueva fase del proyecto de investigación y restauración ambiental de espacios naturales en el entorno de la ría del Carmen y Boó.

Las tareas las llevarán a cabo un equipo de cuatro profesionales que trabajarán durante los próximos seis meses en el control de vegetación invasora, limpieza de residuos y mejora de caminos.

Ría ha llevado a cabo las contrataciones después de recibir más de ciento cincuenta candidaturas. Además, esta iniciativa ha sido subvencionada por la Consejería de Medio Ambiente, Territorio y Urbanismo del Gobierno de Cantabria con 36.638,81 euros, cuantía que la asociación dedica íntegramente a los gastos salariales del equipo contratado y a gastos materiales.

Según informa el colectivo conservacionista, también se llevará a cabo la segunda fase del proyecto de investigación de la sal común como herbicida natural para el control de la chilca o Baccharis, “un arbusto invasor de procedencia norteamericana que se ha convertido en la principal especie invasora de las marismas del litoral cantábrico”, explican.

“Con ello RIA pretende determinar el potencial del cloruro sódico como herbicida ecológico, de bajo coste y alternativo a los herbicidas químicos de síntesis, para su aplicación en el control de especies invasoras en marismas”.

Para ello los técnicos de la asociación experimentan para determinar las mejores técnicas y las cantidades de sal que es necesario aplicar para causar la muerte de la planta invasora como consecuencia de procesos de estrés osmótico y salino.

La investigación que ahora se retoma comenzó a finales de 2009 con la aplicación de cartuchos de sal en agujeros taladrados en los troncos de un número representativo de ejemplares de chilca.

“En esta segunda fase se realizará el conteo de ejemplares que han rebrotado para tener una primera estimación de la efectividad de la técnica y se establecerá una parecela piloto en la zona intermareal de la marisma de Micedo invadida por la chilca, en la que se realizarán varios ensayos para testar diferentes técnicas de aplicación de la sal buscando la mayor efectividad de la técnica”, concluyen.