Cantabria perdió un total de 4.971 trabajadores autónomos el año pasado


Cantabria perdió un total de 4.971 autónomos el año pasado, hasta situarse en 41.480, lo que supone un 10,7% menos respecto a 2011, mientras, en el conjunto del país el descenso fue ligeramente superior, del 11,3%, tras perder 386.028 autónomos en un año y situarse en 3.022.980.

Según datos difundidos este miércoles por la Federación de Autónomos ATA, de los 41.480 trabajadores por cuenta ajena que había en la región a finales del pasado ejercicio, 25.976 eran varones, lo que supone el 62,6% del total y 470 menos que el ejercicio anterior, es decir, una caída del 1,8%.

Se trata del mismo retroceso experimentado por las mujeres autónomas, que bajaron en la Comunidad Autónoma en 279, hasta las 15.504, representando el 37,4% del total.

Datos de febrero

En cuanto a los datos del paro correspondientes al último mes, el descenso registrado en febrero ha sido de 11.119 autónomos menos, lo que supone una pérdida diaria de 400 autónomos, y cifra el número total de trabajadores por cuenta propia por debajo de la barrera de los tres millones (2.997.806 autónomos).

Todas las comunidades autónomas registraron importantes pérdidas en cuanto al número de autónomos, siendo Extremadura la que lideró dicho descenso, con una pérdida el 0,7% de sus autónomos. En el otro extremo, y sin contar a las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla que un mes más cerraron en positivo, se situó Navarra, con un descenso de únicamente 9 autónomos durante febrero, el -0,02%

Por sectores de actividad, tal y como sucedió en enero, construcción (4.140 autónomos menos) y comercio (2.791 autónomos menos) lideran la pérdida de trabajadores por cuenta propia y concentran seis de cada diez – el 62,3% – bajas de autónomos durante el mes de febrero.

“Con estos datos, se hace necesaria la puesta en marcha con carácter urgente de medidas destinadas al colectivo de autónomos que frenen el importante descenso de afiliados al RETA que se sigue produciendo – apunta el Presidente Nacional de ATA, Lorenzo Amor –. No sólo es necesario poner todos los esfuerzos en aumentar las altas de nuevos emprendedores, sino también frenar la sangría de autónomos que ya emprendieron”.