Las trabajadoras cántabras ganan hasta 6.000 euros anuales menos que los hombres


Las mujeres trabajadoras cántabras perciben una media de entre 5.000 y 6.000 euros anuales brutos menos que los varones en salarios y pensiones y algo más de 2.000 euros menos al año (175 euros mensuales) en las prestaciones por desempleo contributivas, según un informe elaborado por la Secretaría para la Igualdad de UGT en Cantabria con estadísticas oficiales, entre otras fuentes, del Instituto Nacional de Estadística (INE), la Agencia Tributaria y el Servicio Público de Empleo Estatal.

El informe precisa que Cantabria es una de las autonomías españolas con mayor brecha salarial por sexo; la segunda, después de Asturias (28,67%), con un 27,73% de remuneración menos en las mujeres (-6.216 euros anuales), según la Agencia Tributaria de España (AEAT); y la cuarta, con un 25,23% y 6.037 euros anuales menos, según la Encuesta de Estructura  Salarial del Instituto Nacional de Estadística.

UGT subraya que la mencionada Agencia Tributaria de España, cuyas estadísticas se asientan en la información recabada de las declaraciones anuales de retenciones e ingresos sobre el rendimiento del trabajo, también aclara que en el año 2011 (última estadística disponible) las mujeres cántabras venían a percibir 5.382 euros anuales brutos menos en sus pensiones, un 34,1% menos que los varones, lo que sitúa a Cantabria como la segunda autonomía con mayor desigualdad en este concepto después de la citada Asturias (-42,48%).

Desigualdades persistentes

El estudio elaborado por UGT, con motivo de la conmemoración del 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora, matiza que la crisis económica ha propiciado una mayor destrucción de empleo y un incremento de la población inactiva en los varones en los últimos cuatro años, que no evita que más de la mitad (50,02%) de las 254.143 mujeres de la región en edad de trabajar sigan inactivas (127.240), porcentaje muy superior al 37% de los varones.

Los principales indicadores labores, como la tasa de actividad (porcentaje de activos sobre población en edad de trabajar), la de empleo (mismo porcentaje pero de ocupados) o la tasa de paro (porcentaje de desempleados) siguen mostrando notables diferencias por sexo en Cantabria con más de 10 puntos de diferencia en perjuicio de las mujeres, salvo en la del desempleo que se ha equiparado a la baja por el mayor aumento del paro masculino.

A ello se une una discriminación tanto laboral como social propiciada, como subraya la secretaria Para la Igualdad de UGT en Cantabria, Asunción Villalba, “por los recortes aplicados en los servicios públicos, tanto por el Gobierno español como el de Cantabria, que han destruido muchos empleos predominantemente femeninos, como los de la asistencia a personas dependientes, e imponen una vuelta a un modelo social donde las mujeres abandonan su puesto de trabajo y se ven obligadas a asumir en solitario los cuidados del entorno familiar”.

“Sobran motivos para que los ciudadanos se sigan manifestando en la calle contra esta política del Gobierno que empobrece a todos y un poco más a las mujeres”, reivindica Villalba.

Líderes en una precariedad laboral general

El informe de UGT del Día Internacional de la Mujer Trabajadora analiza con especial detalle la evolución del mercado laboral en el último año en coincidencia con el primer aniversario de la vigente reforma laboral, que como recalca Asunción Villalba, “ha impulsado hasta máximos históricos la precariedad laboral en ambos sexos y generado un mercado de trabajo incluso menos justo e igualitario para las mujeres”.

Como precisa la sindicalista, “la crisis económica ha tenido efectos devastadores en toda la sociedad, aunque especialmente en las condiciones de vida y trabajo de las mujeres, agravándose desigualdades de género tradicionales en la eventualidad de los empleos, la jornada parcial o la contratación”.

Sin ir más lejos, el informe de UGT aclara que en 2012 se incrementó con la reforma laboral la contratación temporal hasta alcanzarse los porcentajes más altos registrados hasta ahora en Cantabria en ambos sexos, un 93,87% en las mujeres (75.960 contratos eventuales de un total de 80.920) y un 91,79% en los hombres (62.699 de un total de 68.304).

Ahora bien, el sindicato aclara que esta diferencia entre la eventualidad contractual femenina y masculina supera por primera vez el 2% (un 2,08% más en las mujeres), desde que en 2002 el Ministerio de Empleo facilita estadísticas  de contratación segregadas por comunidades autónomas.

Desde el año 2008, las mujeres en Cantabria firman una media anual de 11.268 contratos de trabajo más que los varones por una brusca caída de los masculinos, sobre todo en la construcción, pero, sin embargo, cada año hay en la región una media de 3.472 mujeres contratadas menos que hombres.

Las mujeres firman un mayor número de contratos porque estos son predominantemente temporales y de los de menor duración registrados por el Servicio Público de Empleo, los de menos de cinco días, casi un 40% de ellos de horas, que en Cantabria representaron en 2012 el 51% de todos los contratos eventuales femeninos (38.828), un 10% más que en los varones.

La discriminación de la jornada parcial

A ello se une que las mujeres suscribieron el año pasado más del 65% de todos los contratos de trabajo a jornada parcial registrados en la región (35.957 de los 54.184 registrados) y que, pese a que se contabilizaron más contratos femeninos que masculinos, los varones firmaron incluso más a jornada completa que las mujeres (49.674 por 44.725).

Según la Encuesta de Población Activa (EPA), las mujeres seguían acaparando en Cantabria el año pasado más del 80% de los empleos a jornada parcial (24.854 de un total de 29.854) y sólo un 75% de la población ocupada femenina disponía de una jornada completa que sí tienen el 95% de los varones ocupados.

Incluso en el sector servicios, donde casi el 60% de la mano de obra es femenina y se concentra casi el 90% del empleo de las mujeres de Cantabria (92.119 ocupadas), hay más varones a jornada completa (70.468 hombres y 68.863 mujeres), aunque por el contrario más de un 93% de la jornada parcial del sector corresponde a las mujeres.

En este sentido, la responsable regional Para la Igualdad de UGT en Cantabria recuerda que “recientemente, el Tribunal de Justicia Europeo ha reafirmado que en España se discrimina a las mujeres con las pensiones al penalizar el empleo a tiempo parcial, por lo que desde UGT exigimos aplicar con urgencia los elementos correctores que sean necesarios en la Seguridad Social para erradicar esta práctica indigna y discriminatoria”.