Entran en vigor las nuevas ayudas para los trabajadores autónomos


El presidente de Cantabria, Ignacio Diego, ha presentado el Decreto de Subvenciones al Empleo Autónomo, que publica el Boletín Oficial de Cantabria (BOC) y que, según ha dicho, marca “un antes y un después” en las ayudas a los emprendedores de la Comunidad.

El Gobierno cántabro destina 10 millones de euros para atender las principales necesidades que tienen los autónomos, como son el abono de las cuotas a la Seguridad Social y la maraña administrativa que tienen que superar para poner en marcha una iniciativa empresarial.

“El Gobierno ha tomado la iniciativa, lo ha hecho con decisión y, por la vía de aquellos que son sus problemas, solucionárselos”, ha enfatizado Diego.

El presidente regional ha explicado que la intención de su Ejecutivo ha sido, en primer lugar, “escuchar” a quienes quieren emprender y solucionar sus problemas, de forma que, a través de este nuevo Decreto, que sustituye al anterior de 2008,  abonará directamente a la Seguridad Social tanto la cuota básica de los autónomos como las diferentes contingencias. De esta forma, ha añadido, el emprendedor deberá prestar atención a otros gastos derivados de su actividad, porque el relativo a la Seguridad Social será “muy moderado”.

En segundo lugar, se simplifican notablemente todos los trámites administrativos para facilitar a los autónomos el inicio de su actividad. En este sentido, ha señalado que el informe de viabilidad que éstos necesitan para ser subvencionados podrá ser emitido por cualquier ente de la red Cantabria Emprendedora, siempre y cuando esté debidamente acreditado por el Servicio Cántabro de Empleo.

Además, se eliminan otros requisitos que antes eran necesarios, como la inversión mínima, el alta en la Seguridad Social y el inicio de la actividad con carácter previo, y la obligatoriedad de que la sociedad sea de nueva constitución. También se reducen las cargas burocráticas en la aportación de documentación y bastará con que el interesado autorice a la Administración a verificar los datos declarados.

Ignacio Diego ha valorado que esta medida supone un “importante impulso normativo y económico” para recuperar el sector de los autónomos en Cantabria, al que se ha referido como un “colectivo fundamental” que ha sufrido de manera singular los efectos de la crisis económica.

De hecho, de las 191.4000 personas dadas de alta en la Seguridad Social en Cantabria el pasado mes de febrero, 41.000 eran trabajadores autónomos, uno de cada cinco.

Por otro lado, Ignacio Diego ha augurado un “protagonismo esencial” de los autónomos y las pymes en el nuevo modelo económico hacia el que avanzamos, en el que la industria y los servicios tendrán un peso mucho mayor que en décadas pasadas.

Y en ese recorrido, ha apuntado, el Gobierno cántabro quiere “ponérselo fácil para que emprendan, tengan éxito, prosperen y generen empleo”, que es el objetivo fundamental.

Por último, Diego ha reiterado una vez más la apuesta del Ejecutivo por los autónomos y emprendedores, que ahora tienen a su disposición este decreto que ha sido dialogado con las organizaciones empresariales y sindicales más representativas, y espera que sea un “revulsivo” para este año 2013.

Sociedades mercantiles y producción industrial

En su intervención, el presidente de Cantabria ha querido destacar dos datos conocidos hoy que, a su juicio, constituyen “buenas noticias” para la región. El primero de ellos es el índice de creación de sociedades mercantiles, donde la región presenta el mayor incremento de toda España en el balance interanual (de enero de 2012 a enero de 2013), con un porcentaje del 71 por ciento, 60 puntos por encima de la media nacional.

Y en segundo lugar, ha valorado que Cantabria se sitúa también “a la cabeza de España” en cuanto al incremento de la producción industrial, siendo la Comunidad que más ha crecido en ese mismo periodo, con un 10,1 por ciento, 13,7 puntos por encima de la media.

Siete novedades

El Decreto presentado hoy sustituye al 26/2008, de 13 de marzo, respondiendo a la evidencia de una necesidad de reforma del marco financiero de apoyo al trabajo autónomo debido al tiempo transcurrido desde la aprobación de las normas reguladoras, a la experiencia en la gestión de las subvenciones, los resultados obtenidos, así como la situación económica actual.

De esta forma, el nuevo marco regulatorio que introduce la norma está presidido por los principios de racionalización de medidas, simplificación de requisitos para el acceso a las ayudas, menor carga burocrática y eficiencia en la asignación y utilización de los recursos públicos.

Para ello, tal y como ha explicado la consejera de Economía, Hacienda y Empleo, Cristina Mazas, el Decreto introduce siete novedades fundamentales. En primer lugar, de las cinco modalidades de conceptos subvencionables que existían anteriormente se pasa a una única forma que incentiva el alta en el Régimen Especial de Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos de la Seguridad Social o mutualidad de colegio profesional en la Comunidad Autónoma, financiándose los gastos fijos de inclusión en el citado Régimen Especial o sistema alternativo.

De esta forma, se elimina, en primer lugar, la subvención a fondo perdido por establecimiento como trabajador autónomo, la ayuda para financiar parcialmente los intereses de préstamos de protección al trabajo, la subvención a la asistencia técnica que “apenas tenía concesiones” y se conserva y amplía la ayuda para financiar cuotas de la Seguridad Social.

Según Mazas, las cuantías hasta ahora iban de 3.000 a 5.500 euros, mientras que con esta reforma serán de 4.800 a 8.000 euros y se establecerán horquillas para “apoyar a los colectivos con más dificultades de inserción”. De esta forma, corresponderían 8.000 euros a las mujeres víctimas de violencia de género, 6.800 euros en el caso de las personas con discapacidad, jóvenes menores de 35 años y/o personas con 45 o más años, 6.000 euros al resto de mujeres y 4.800 al resto de hombres.

La segunda novedad expuesta por la consejera de Economía es que la subvención alcanza, además de la cuota calculada sobre la base mínima de cotización, a la protección por incapacidad temporal y/o cotización al sistema específico de protección por cese de actividad, incluyendo la cotización por contingencias por accidente de trabajo y enfermedad profesional, que “hasta la fecha no estaban cubiertas”.

En tercer lugar, se elimina el requisito de realizar una inversión mínima de 5.000 euros más IVA que, a juicio de Mazas, en muchos casos resultaba “insalvable” para el emprendedor, que veía “frustradas sus expectativas al precisar realizar un gasto inicial y que o bien no siempre era necesario o lo era en una cuantía inferior”. Además, se suprime la obligatoriedad de causar alta en la Seguridad Social y de iniciar la actividad con carácter previo a la presentación de la solicitud, ya que, como explica la consejera, con la nueva regulación no será obligatorio causar alta ni iniciar la actividad hasta que se haya cobrado la ayuda.

La quinta novedad presentada hoy es que ya no será necesario que la actividad emprendedora se realice a través de una sociedad de nueva constitución, sino que el solicitante podrá optar por ejercerla a través de una preexistente.

Igualmente, Cristina Mazas ha resaltado que el Decreto avanza en “el proceso de minoración de cargas burocráticas” y permite una reducción significativa de la documentación a presentar, así como la eliminación de la obligatoriedad de que las copias estén compulsadas, si bien el Servicio Cántabro de Empleo se reserva la posibilidad de pedir los documentos originales si fuera necesario revisar la documentación.

Por último, esta nueva normativa otorga al informe de viabilidad del proyecto de actividad o negocio carácter determinante de la resolución, en el sentido de que únicamente aquellas que obtengan el informe favorable podrán ser subvencionadas. En el marco de `Cantabria Emprendedora’, se prevé que el informe pueda ser emitido, además de por el personal técnico del Servicio Cántabro de Empleo, por cualquier otro órgano de la Administración autonómica con capacidad técnica suficiente.

Igualmente, en el marco de este sistema de emprendimiento regional, el informe de viabilidad podrá ser emitido por las entidades que participen en el mismo, siempre que cuenten con la acreditación del Servicio Cántabro de Empleo a través del procedimiento que se establecerá en la Orden que ya se está elaborando.

Marco coordinado

El Decreto publicado hoy en el BOC responde a la necesidad de que las políticas de fomento del autoempleo y la creación de empresas tengan un marco coordinado en su diseño e implementación para que sean realmente eficaces.

Esto responde a una de las principales líneas de actuación del Gobierno de Cantabria, que es potenciar, de forma conjunta junto con otras entidades de la región, el papel de las personas emprendedoras en el desarrollo económico y social de nuestra Comunidad Autónoma.

En este marco, el esfuerzo de varios actores bajo el liderazgo del Gobierno regional ha dado como resultado la puesta en marcha de `Cantabria Emprendedora’, el sistema que ordena y coordina la actuación de todos los agentes implicados en el desarrollo de la cultura y la actividad emprendedora de nuestra región.

`Cantabria Emprendedora’ ha establecido un ámbito integrado de trabajo, basado en una metodología común y funcionamiento en red, que vincula a todas las entidades relacionadas con el emprendimiento en Cantabria para generar acciones que ayuden desde diversos ámbitos a hacer más presente el emprendimiento y el mundo de la empresa en la sociedad cántabra.

El principal objetivo de este marco es posicionar a las personas emprendedoras y sus verdaderas necesidades en el centro de `Cantabria Emprendedora’. Se ha regulado una forma propia de trabajo en red que, liderada por el Servicio Cántabro de Empleo, evite solapamientos y duplicidades, que potencie las especialidades y sinergias de funcionamiento, que cubra todas las fases y todos los lugares del territorio, que busque la eficacia y la mayor y mejor atención posible.