La Universidad de Cantabria conmemora su 40 aniversario con un homenaje a Joaquín González Echegaray


La Universidad de Cantabria ha conmemorado sus 40 años de historia con un solemne acto, en el que se ha investido Doctor Honoris Causa a Joaquín González Echegaray por su eminente labor como investigador de la prehistoria, entre ellas las investigaciones en la Cueva de El Juyo de Igollo y El Pendo de Escobedo, así como la historia del Cristianismo y de Cantabria, además de referente mundial como arqueólogo en los principales yacimientos de la región, Jordania y Palestina.

En su discurso, Echegaray ha solicitado la instalación de una escultura de bronce en la escalinata de acceso a la Catedral que sirva para recordar el pasado romano de Santander.

Al doble acto celebrado en el Paraninfo de la UC han asistido el consejero de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Cantabria, Miguel Ángel Serna; el presidente del Parlamento de Cantabria, José Antonio Cagigas; el delegado del Gobierno en Cantabria, Samuel Ruiz, y el alcalde de Santander, Íñigo de la Serna, entre otras autoridades regionales, locales y académicas. Han estado presentes también los rectores de las universidades de Valladolid y Oviedo.

En su discurso de clausura el rector de la Universidad de Cantabria, José Carlos Gómez Sal, ha rendido “un pequeño homenaje a todos los que han construido la Universidad que hoy estamos viviendo”, y ha reclamado colaboración porque “los caminos hay que construirlos, los horizontes hay que alcanzarlos y el futuro hay que soñarlo”. Tras recordar el buen hacer de los pioneros de aquella Universidad fundada hace 40 años y sus “anhelos de modernidad”, el rector ha cifrado en 40.000 las personas formadas en las aulas de la UC. “La comunidad entera: Administración, instituciones y empresas han hecho suyo nuestro modelo de Universidad”, ha remarcado.

Gómez Sal se ha referido a continuación al “valor social de la Universidad pública como garantía de la igualdad de oportunidades y ha convocado a “soñar el futuro” para “hacer frente a otros nuevos 40 años de singladura”. En este sentido, el rector ha desglosado los contenidos de este anhelo: un sistema de educación superior pública estable, “con un pacto de Estado y no condicionado a los avatares políticos”; una Universidad, ha añadido, “cuyo sistema de financiación sea integrado por una parte basal suficiente, como establece la Constitución española, y otra por consecución de objetivos”. El rector ha manifestado también su deseo de una Universidad que destierre las clases suplementarias extrauniversitarias.

Previamente, el profesor Fidel Gómez Ochoa ha explicado los orígenes y la creación de la Universidad de Cantabria a partir de la Escuela de Caminos creada en 1963 y la posterior creación de la Facultad de Ciencias en 1968. Rafael González Echegaray, hermano del homenajeado y a la sazón presidente de la Diputación Provincial, contribuyó decisivamente a la creación de la Universidad aunando a las entidades públicas y privadas santanderinas. En la actualidad la UC cuenta con 1.331 profesores y 13.266 alumnos.

Reconocimiento como Doctor Honoris Causa

Antes de pedirle que firmara en el libro de honor de la Universidad de Cantabria, el rector ha dicho en su discurso de bienvenida al claustro de doctores que “la ingente obra de Joaquín González Echegaray perdurará como un saber seminal para nuevos historiadores, prehistoriadores y estudiosos de las Escrituras. Muchos de nuestros profesores se han formado con tu saber y tu magisterio”, ha añadido.

Gómez Sal, que ha hecho recuento de los eminentes doctores Honoris Causa de la UC, como Gerardo Diego, Eulalio Ferrer, Eduardo García de Enterría, Severo Ochoa, Salvador Moncada, Elkin Patarroyo o Mariano Barbacid, ha reconocido que “no son las instituciones las que honran a las personas entregándoles esta distinción, sino las personas las que dignifican a las Universidades perteneciendo a su claustro”.

La lectura de la `Laudatio’ de Joaquín González Echegaray (Santander, 1930) ha corrido a cargo del catedrático de Historia Antigua de la UC, José Luis Ramírez Sádaba, quien ha destacado su doble vocación eclesiástica y de historiador que ha fructificado en 215 publicaciones científicas y una destacada labor de investigación en los ámbitos de la religión cristiana, bíblica y de prehistoriador. Si en la primera de estas facetas fue autor de la segunda edición de los `Heterodoxos’, las obras completas del Beato de Liébana o el estudio del manuscrito del Apocalipsis de San Juan; abordó también el estudio de la Biblia como documento histórico y la Prehistoria.

En su glosa ha manifestado que es como arqueólogo y prehistoriador donde su proyección internacional deja una más profunda huella, tanto por su aportación bibliográfica como por las numerosas excavaciones que protagonizó en los yacimientos de la Cueva del Juyo, Morín, Altamira, Rascaño o Julióbriga, además de en Jordania y Palestina.

En el terreno de la Protohistoria y de la Historia, Joaquín González Echegaray es uno de los historiadores de referencia acerca de la historia del pueblo cántabro, ha señalado. En este sentido, el profesor Ramírez ha constatado su “inteligencia, constancia y clarividencia” como estudioso de la historia de nuestros antepasados.

Otra faceta destacada del nuevo doctor Honoris Causa de la Universidad de Cantabria ha sido precisamente su faceta universitaria, con el doble mérito del reconocimiento de su magisterio por el alumnado y el prestigio adquirido en los cargos desempeñados. Joaquín González Echegaray ha recibido numerosas distinciones, como Hijo Predilecto de Santander y de Cantabria, académico de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y director honorario del Museo de Altamira.

Echegaray fue propuesto como Doctor Honoris Causa por la Facultad de Filosofía y Letras, el Instituto Internacional de Investigaciones Prehistóricas de la UC y la Real Sociedad Menéndez Pelayo.

Estatua del emperador Augusto

El discurso de Joaquín González Echegaray fue leído, por imposibilidad física del nuevo doctorado, por el profesor de la UC y director del Instituto Internacional de Prehistoria de Cantabria, Manuel González Morales.

En su ponencia, titulada `Santander y Augusto’, Echegaray ha solicitado que se coloque en la escalinata de acceso a la Catedral una réplica en metal de la imagen del emperador romano realizada hace ocho años, con el fin de contribuir a la recuperación de la memoria histórica de Santander.

La escultura en bronce de Augusto serviría para rememorar su vinculación con la capital, dado que Santander fue “el gran Puerto de la Victoria” que hizo construir el emperador romano al término de la guerra cántabro-astur.

El historiador se ha referido también a los numerosos vestigios de la época romana existentes en Cantabria. Echegaray, que ha sido despedido con aplausos por el público asistente al acto, ha recibido del rector un ejemplar del Libro de la Ciencia y la Sabiduría, el anillo y el collar con la medalla de la Universidad de Cantabria.

Con la proyección de un documental sobre la historia de los 40 años de la Universidad y los testimonios de los sucesivos rectores de la entidad, ha finalizado la conmemoración con la intervención de la Camerata Coral de la UC.