Camargo se convierte este miércoles en el epicentro del estudio de la Felicidad


La Asociación Mundo Sostenible organiza una Jornada con conferencias y mesa redonda participativa sobre la Felicidad, con motivo de la Celebración del I Día Internacional de la Felicidad declarado por la ONU.

Se toma como referencia la necesidad de aplicar al crecimiento económico un enfoque más equitativo y equilibrado que promueva el desarrollo sostenible y la felicidad, según reconoce la Asamblea General de Naciones Unidas en la resolución por la que se proclama el 20 de marzo Día Internacional de la Felicidad.

“Partiendo de preguntarnos si un mundo sostenible es más feliz, planteamos estas conferencias y mesa redonda participativa como un espacio de investigación, reflexión y diálogo para extraer de forma compartida conclusiones acerca del concepto de felicidad y su relación con la sostenibilidad”, declara el Presidente de esta asociación, Julián Díaz-Ubierna.

Las conferencias llevan por título ‘Felicidad Sostenible’, ‘Felicidad, confianza y Economía’ y ‘La fabulosa fórmula de la Felicidad’, siendo ofrecidas respectivamente por Alberto Zuazua (Doctor en Psicología, Ingeniero y Graduado en Dirección de Empresas), Namkee Ahn Jung (Doctor en Economía e investigador especializado en Economía de la Felicidad) y Mario San Miguel (polifacético artista y activista social).

El evento tendrá lugar en la Sala de Conferencias del Centro Cultural La Vidriera, en Maliaño, en horario de 18:00 a 21:00 horas, con entrada libre hasta completar el aforo.

Además, los colegios públicos locales, Matilde de la Torre y Juan de Herrera, también celebrarán este primer Día Internacional de la Felicidad, y expondrán en la Jornada dibujos sobre la felicidad realizados por los niños y niñas camargueses.

Con esta cita se pretende poner en práctica ese viejo axioma del desarrollo sostenible que dice “piensa globalmente, actúa localmente”. De tal manera que se recoge una resolución de la ONU, se plasma ese llamamiento global en una acción local educativa y de sensibilización.

Además, siguiendo una secuencia de investigación-acción, las conclusiones que se obtengan y el propio contenido de la misma se subirá a internet “para hacer una devolución desde lo local a lo global, como modesta contribución a un desarrollo sostenible”, concluyen.