Afectados por los soplaos de Camargo denuncian el “retraso” en la ejecución del plan


Casi una veintena de miembros de la Asociación de Afectados por los Soplaos en el Valle de Camargo se ha concentrado esta mañana ante la Delegación del Gobierno y la Confederación Hidrográfica del Cantábrico para denunciar el retraso que a su juicio está afectando al plan de actuación aprobado el pasado verano.

Así lo ha señalado la portavoz de este colectivo, Marta Cortázar, quien ha recordado que aún quedan unas 25 viviendas que no han sido cimentadas, otras tantas con desperfectos en la superficie por arreglar y cinco familias desalojadas “que no saben si van a poder regresar a sus casas”, cuando a estas alturas debería estar en marcha “la licitación de las obras de la primera fase”.

Ayer martes por la tarde fueron convocados por el delegado del Gobierno, Samuel Ruiz, y técnicos de la CHC para mantener una reunión en la que éstos les mostraron “buena disposición para el diálogo” pero “la información sobre el desarrollo del plan fue muy pocas”.

Sin embargo, pese a este encuentro, optaron por mantener esta primera medida de protesta ya que “no queremos que esto caiga en el olvido y que problema del que no se habla problema que no existe, porque seguimos igual y con los mismo problemas”.

“De dinero y de fechas no nos han concretado nada, nos han dicho que estamos en un momento de crisis y que eso repercute en todos los aspectos”, lamentó Cortázar. Al menos, ambas partes han acordado reunirse cada dos o tres meses para intercambiar información sobre el desarrollo del plan.

Además de la concentración, los afectados por los soplaos han presentado un escrito ante la Confederación ya que hay una serie de “flecos” en el plan, como el aspecto de las extracciones, que “son necesarios concretar”.