Publicada la orden que establece la aportación del usuario en el coste servicio de teleasistencia


El Boletín Oficial de Cantabria (BOC) publica hoy una Orden por la que se aprueba el precio público para el servicio de teleasistencia, que queda fijado en 20,50 euros al mes, y se establece la aportación económica del usuario en el coste de esta prestación, la única del Sistema de Autonomía y Atención a la Dependencia gratuita en la comunidad autónoma.

Con esta orden, el Gobierno de Cantabria cumple el acuerdo adoptado en julio de 2012 por el Ministerio de Sanidad y Servicios Sociales y las comunidades autónomas en el Consejo Territorial del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia, para la mejora del sistema de atención a la dependencia.

En virtud de este acuerdo, se establecieron unos criterios mínimos y comunes para todo el territorio nacional sobre la participación de los beneficiarios en el coste de los servicios, con la inclusión del servicio de teleasistencia como un servicio retribuido por el usuario en función de su capacidad económica.

Quedarán exentas las personas cuya capacidad económica sea igual o inferior al IPREM, equivalente a 532 euros mensuales.

Entre el IPREM mensual y el 1,5 del IPREM (de 532 a 798 euros mensuales) la  participación será del 50 por ciento del coste del servicio, lo que equivale a 10,25 euros al mes, mientras que aquellos usuarios con una capacidad económica de más del 1,5 del IPREM (798 euros) aportarán el 90 por ciento, 18,45 euros al mes.

Los usuarios no empezarán a pagar el coste del servicio de manera inmediata. Según el sistema establecido para la el Sistema de Promoción de la Autonomía y Atención a la Dependencia, se les dará un trámite de audiencia  para que conozcan su nueva aportación y confirmen o no si continúan recibiendo teleasistencia.

A día de hoy reciben teleasistencia en Cantabria 1.397 usuarios, de los que 147 quedarán exentos de pago, mientras que 519 abonarán el 50 por ciento del coste del servicio y el resto el  90 por ciento.

La orden establece la incompatibilidad de esta prestación del Sistema de Autonomía y Atención a la Dependencia con la Teleasistencia que  prestan los municipios. Hasta ahora, ambos servicios eran compatibles, con lo que podía producirse que una persona estuviera recibiendo un servicio o una prestación del Sistema de Dependencia y, a la vez, el servicio de teleasistencia municipal.

Como consecuencia del establecimiento de esta incompatibilidad, se producirá un ahorro  en los municipios de Cantabria, ya que la teleasistencia de los  usuarios en situación de dependencia pasará a prestarla el Gobierno de Cantabria.