Camargo estudia dedicar una plaza en su Revilla natal al pintor Julio de Pablo


El Ayuntamiento de Camargo estudia dedicar una calle en Revilla al pintor Julio de Pablo, natural de esta pedanía. Un anuncio que se hace público tras la reunión mantenida entre el alcalde Diego Movellán, la concejala de Cultura Raquel Cuerno, y el presidente del Patronato de la Fundación que estudia, conserva y promueve la difusión de la obra del artista, José Ramón Rodríguez Altónaga.

Julio de Pablo, nacido en Revilla de Camargo en 1917 y fallecido en 2009 en Torrelavega, cuenta ya en Camargo con una calle, pero no en Revilla. Por ello, Movellán ha manifestado el compromiso del Ayuntamiento con la difusión del legado de sus creadores y su disposición a colaborar con las acciones que desarrolla la Fundación.

Entre ellas se encuentra una exposición retrospectiva que está previsto inaugurar en septiembre en la Biblioteca Central de Cantabria. Se trata de una muestra que estará integrada por 200 obras del autor, entre óleos, cerámicas, dibujos y guaches.

Junto a esta cita, la Fundación prepara además una publicación biográfica y analítica de la producción artística de este artista.

La Fundación Julio de Pablo se creó en 2011. Sus socios fundadores son miembros de la familia Rodríguez Altónaga, a quienes, por su amistad y conocimiento de su obra, el pintor delegó la promoción de su legado artístico.

La actividad del pintor comenzó en 1947 con una exposición en el Ateneo y concluye en 2004, año en el que pinta su último cuadro, titulado ‘Fin de curso’, a los 87 años de edad.

Julio de Pablo es uno de los nombres más destacados de la pintura montañesa del siglo XX junto a otros como Manolo Raba, Enrique Gran, Eduardo Sanz, Agustín de Celis, Ángel Medina o Gloria Tornee.