La Unión critica los Presupuestos de Camargo para 2013




La Unión (LU) ha denunciado que los Presupuestos del Ayuntamiento de Camargo para el año 2013 “consolidan un incremento de la presión fiscal en época de crisis profunda”.

Con los Presupuestos del equipo de gobierno del PP en Camargo, “se fortalece la subida del IBI, por imperativo legal de Rajoy, que el PP de Camargo no ha querido atenuar de ninguna forma”, señalan los miembros de esta formación política en Camargo a través de un comunicado.

Desde La Unión (LU) también acusan al equipo de gobierno de “imponer también subidas del agua, la basura y el alcantarillado, además del impuesto sobre circulación”.

“El alcalde de Camargo está incurriendo en negligencia graves de gestión y renuncias indefendibles”, han señalado en referencia a a la “renuncia directa sin batalla ni protesta alguna, aparte de los recursos que provenían del Gobierno Regional, de la partida de cerca de 500.000 euros provenientes del Fondo Regional Municipal.”

Por otro lado, consideran que “el PP opta por endeudar al Ayuntamiento de Camargo en un millón de euros, después de que el año pasado le negaran las entidades financieras seis millones de euros con los que pretendía endeudar Camargo aún más.”

Desde La Unión (LU) proponen “la amortización completa de la deuda, y que las cuantías liberadas de la amortización y los intereses de la misma sean destinados a inversiones reales”.

Con ello, defienden “en tres años nos llevaría al saneamiento absoluto de Ayuntamiento de Camargo, que ya goza de una buena salud económica, que así pasaría a excelente.”

Adjudicación

También señalan “la hipocresía del alcalde de Camargo, que se jacta de que los presupuestos para 2013 dedican su atención principalmente a las políticas de empleo, mientras en la contratación de la limpieza de edificios municipales permite el despido de tres limpiadoras, hecho cierto que negó durante el debate plenario”.

Dicha actuación “supone un clarísimo fraude de ley por parte de la adjudicataria del servicio, consentido por el PP de Camargo al imponer una adjudicación en baja temeraria” señalan. “No deja de ser llamativo que a la licitación de dicho contrato acudió una única empresa” y acusan al alcalde de “tolerar que a los diez días de la contratación de la nueva empresa y la obligatoria subrogación del personal, parte de él haya sido ya despedido”.

Además, prosiguen, “ha de tenerse en cuenta que los 523.000 euros en que el Ayuntamiento adjudica el concurso, no llegan ni para el pago de los salarios y la Seguridad Social de las trabajadoras”.

Desde La Unión vaticinan una constante sucesión de problemas en relación con “esta chapuza de adjudicación”, que “es producto de una gestión municipal negligente”. Por ello se preguntan quién calculo el precio de licitación “qué dicen los informes de la Mesa de Contratación” y si se repondrá a las trabajadoras despedidas en su puesto de trabajo sin necesidad de juicio o bien “se consentirán las reducciones de jornada a las trabajadoras no despedidas propiciando una clara explotación inhumana”,