FNYH finaliza los trabajos de recuperación del encinar cantábrico El Monterín de Igollo


La Fundación Naturaleza y Hombre (FNYH) ha finalizado los trabajos de recuperación del encinar cantábrico El Monterín, en Igollo.

Se trata de un trabajo realizado en el marco del proyecto ‘Custodiando nuestro territorio: trabajos de mejora del medio natural’, una iniciativa promovida por la Consejería de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio y Urbanismo del Gobierno de Cantabria.

Los trabajos llevados a cabo han permitido poner en valor el encinar de El Monterín. Para ello, se ha realizado desbroce y resalveo de las zonas en las que este encinar cantábrico más lo necesitaba, favoreciendo así el regenerado de encina Quercus ilex a monte alto. Junto a ello se han plantado un total de 150 árboles de encina, madroño y laurel.

La Fundación recuerda que este monte es la mayor representación de encinar relicto de Camargo; además, el espacio presenta un importante lapiaz de caliza. La acepción de relicto hace referencia a la vinculación del encinar a unas condiciones climáticas pasadas, no existentes en el presente, así como a su singular valor como indicador de la historia natural de la región cantábrica.

El Monterín es una de las reservas municipales que forman la Red Anillo Verde de la bahía de Santander y se gestiona gracias a un acuerdo de Custodia del Territorio entre FNYH y la Junta Vecinal de Igollo de Camargo, enmarcado en el Convenio Áreas para la Vida.

Custodia del Territorio

El Anillo Verde de la Bahía de Santander se integra en el Programa de custodia del territorio ‘Áreas para la Vida’ que se desarrolla desde el año 1994 por FNYH. Esta red tiene por finalidad contribuir a la conservación y mantenimiento del entorno natural del área de la Bahía de Santander y su ámbito de influencia.

Para ello, se ha creado una red de reservas naturales en diferentes municipios del entorno de la Bahía, entre las que quedan englobados todos los hábitats representativos de la zona: humedales litorales e interiores, complejos dunares, encinares, bosques caducifolios o ecosistemas fluviales.

En esta iniciativa, basada en la Custodia del Territorio, toman parte distintos municipios, con sus ayuntamientos y juntas vecinales. Entre los que destacan Camargo, Liérganes, Marina de Cudeyo, Ribamontán al Mar, Santa Cruz de Bezana y Santander. Y otros organismos públicos autonómicos y estatales, como la Demarcación de Costas de Cantabria.

FNYH cuenta con una “larga trayectoria” en el campo de la Custodia gestionando en la actualidad diversas reservas naturales a través de esta herramienta. Localizadas en tres ámbitos principales: el arco de la Bahía de Santander, la Montaña Pasiega y Oriental (Cantabria) y el Oeste Ibérico (Suroeste Salmantino).