La industria del tabaco alerta en Cantabria sobre las “graves consecuencias” de la nueva normativa europea (Vídeo)


Una de las fábricas de mayor proyección internacional de nuestro entorno, como es la planta de Altadis en Entrambasaguas, ha sido el marco en el que las Comunidades Autónomas de Cantabria, La Rioja, Extremadura, Canarias y Andalucía han suscrito una declaración institucional de “apoyo unánime” al empleo y a la actividad en el sector del tabaco en España frente a las “graves consecuencias” que podría provocar en él la revisión de la normativa comunitaria que en estos momentos está planteando la Unión Europea.

El documento lleva la firma de los presidentes de Cantabria, Ignacio Diego; de La Rioja, Pedro Sanz; de Extremadura, José Antonio Monago; de Canarias, Paulino Rivero, y del consejero de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, Luis Planas, que han coincidido todos ellos en la necesidad de proteger a un sector que en España ocupa a más de 56.000 personas.

En el caso concreto de Cantabria, el presidente Ignacio Diego ha destacado la especial vinculación de este sector con tradición e historia de la Comunidad Autónoma, y ha recordado la “incertidumbre” creada hace unos años ante el riesgo de deslocalización que corría la planta de Altadis en Cantabria, así como la movilización que hubo entonces para evitar la destrucción de empleo que hubiese supuesto aquella decisión.

Finalmente, Diego ha agradecido la presencia en Cantabria de los diferentes dirigentes autonómicos y ha confiado en que la declaración institucional firmada hoy contribuya a asegurar la actividad y el empleo de este sector en España.

En la misma línea que el jefe del Ejecutivo cántabro se han posicionado el resto de presidentes autonómicos y el consejero andaluz.

Así, José Antonio Monago ha valorado la unión entre comunidades “en defensa de los intereses de los diferentes territorios, por el progreso económico y por las familias que viven del tabaco”.

Igualmente, Paulino Rivero ha expresado la necesidad de realizar “un esfuerzo para conciliar la protección de la salud con el mantenimiento de una actividad económica fundamental que genera trabajo y bienestar a las familias”.

Por su parte, Pedro Sanz ha subrayado la “apuesta conjunta” por defender un sector muy importante desde el punto de vista económico, social y cultural en muchos territorios de España.

En representación del sector del tabaco, Fernando Domínguez, director general de Tabacalera, ha incidido en que esta Directiva puede causar un “perjuicio irreparable en el empleo y la recaudación” del mismo.

Han estado presentes en la reunión, además, los alcaldes de Entrambasaguas, Rosendo Carriles, y de Medio Cudeyo, María Antonia Cortabitarte; el consejero de Agricultura, Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Energía de Extremadura, Antonio Echávarri; el director general de Tabacalera, Fernando Domínguez; el director general de Tabaco y Conveniencia Iberia de Logista; el presidente de la Comisión para el Mercado de Tabacos, Juan Luis Nieto; el presidente de CETARSA, Javier Gómez Darmendrail; el presidente de la Unión de Asociaciones de Estanqueros de España, Mario Espejo Aguilar; el director general de ADELTA, Juan Páramo; el vicesecretario general de CEOE, José Isaías Rodríguez; el director de OITAB-Organización Interprofesional del Tabaco, Ricardo Miranda, y la directora de Asuntos Corporativos y Legales del Altadis, Rocío Ingelmo Heras.

También han asistido al encuentro el vicepresidente Ejecutivo de CEO-Jofemar, Félix Guindulain; representantes sindicales y del Comité de Empresa de Altadis en Cantabria; un delegado de la Mesa Canaria del Tabaco, Carlos Hernández; el director de la fábrica de Cantabria de Altadis, José Ramón Suárez, y los directores generales de BAT, Marcelo Izzo; de Japan Tobacco International (JTI) Iberia, Daniel Torras, y de Philip Morris España, Mario Masseroli, entre otros miembros de la Mesa del Tabaco.