La Charca de Raos recibirá a los voluntarios del Plan PROVOCA este sábado


El próximo sábado 25 de mayo Fundación Naturaleza y Hombre (FNYH) organiza, en el marco del Programa de Voluntariado de Cantabria (PROVOCA), un nuevo voluntariado ambiental que contribuirá a la mejora de éste hábitat marismeño.

La cita será a las 10:30 horas, en la Charca de Raos, y el objetivo de la jornada será desarrollar una plantación con especies riparias que ayuden a frenar al avance de las plantas invasoras que presionan el espacio, disminuyendo la biodiversidad de la Charca. Además se marcarán los ejemplares, de tal modo que todos aquellos que participen podrán hacer un seguimiento de los árboles plantados.

La Charca de Raos es un pequeño enclave que se encuentra al oeste de la bahía de Santander, delimitado por el Puerto Deportivo, las instalaciones del Aeropuerto y la propia línea de costa que aparece a escasos metros. La Charca es hoy lo que queda tras la transformación del entorno de la Marisma de Raos, un espacio que en la década de los ochenta fue cerrado con diques, quedando aislado de la dinámica mareal de la bahía.

Este humedal, gestionado por FNYH gracias a un acuerdo de custodia con el Ayuntamiento de Camargo y a la autorización del Puerto Deportivo Marina de Santander, ha sido objeto –por parte de FNYH-durante años de una labor de restauración y mantenimiento. No obstante el espacio sufre una gran presión ejercida por la proliferación de distintas especies de flora alóctona.

Las plantas invasoras están consideradas como una de las principales causas de pérdida de biodiversidad. En los últimos años su avance y proliferación ha sido tan feroz que ha modificado muchos de nuestros paisajes. Convirtiendo ricos pastizales y humedales en simples y extensos plumerales.

Los interesados/as en acudir pueden inscribirse a través del correo amigos@fnyh.org o del teléfono 942 559 119. Se recomienda acudir con calzado y ropa adecuada para la actividad, agua. La jornada es apta para personas de todas las edades.

La Fundación Naturaleza y Hombre, trabaja desde hace una década en la lucha contra las especies de flora invasoras en el arco de la bahía, siendo la Charca de Raos uno de los enclaves en los que ha focalizado su esfuerzo. Muchos han sido los proyectos de restauración, mejora e innovación, como muestra la incorporación de los caballos losinos para el control de estas especies.