La FLM se suma a un proyecto europeo para facilitar la integración laboral de los jóvenes inmigrantes


Facilitar la integración laboral de jóvenes inmigrantes en el mercado laboral de los países de acogida es el objetivo del proyecto ‘Pilares hacia el Empleo’ (Foundations for Work), una nueva iniciativa europea en la que participa la Fundación Laboral del Metal junto a entidades de Irlanda, Irlanda del Norte y Suecia.

Para lograr la integración laboral, y por extensión social, el proyecto trabaja en la elaboración de un curso de formación multilingüe y multicultural que permita a los jóvenes adquirir las competencias básicas y las habilidades de trabajo necesarias. Además, se concienciará a los orientadores sobre las distintas necesidades de la población extranjera, de modo que cuenten con todas las herramientas para ayudarles.

Como paso previo a la elaboración del curso de formación, los socios del proyecto han entrevistado a jóvenes inmigrantes residentes en cada uno de los países participantes para conocer las dificultades que deben afrontar para encontrar un trabajo. Como resultado se acaba de editar el informe ‘Análisis de las necesidades de formación de jóvenes inmigrantes’ que ha contado con la participación de medio centenar de jóvenes y recoge conclusiones interesantes como la escasez de políticas dirigidas a este colectivo en particular.

Así, la investigación revela que uno de los principales obstáculos para los inmigrantes es la orientación ineficaz debido a la falta de un enfoque centralizado (no se les considera un grupo prioritario para la integración) y de unas medidas de integración coordinadas a nivel de las partes implicadas (educadores, servicios públicos de empleo, seguridad social, ONG o empleadores).

Asimismo se ha detectado que en todos los países participantes hay una falta de campañas y actividades de concienciación en la sociedad, en general y entre los empleadores en particular, sobre las ventajas del empleo intercultural. En el caso de los empleadores se muestran muy cautelosos ante la falta de titulaciones homologadas.
A ello se suman los obstáculos que deben afrontar los jóvenes en los países de acogida, fundamentalmente la discriminación, el reconocimiento y equivalencia de sus habilidades, el dominio de la lengua o las redes sociales. En este punto se recuerda que las herramientas electrónicas para la búsqueda de empleo suelen aparecer únicamente en el idioma nativo lo que dificulta en la mayoría de los casos la comprensión de determinados campos, como la elaboración de un CV.

Otro de los obstáculos más importantes según la percepción de los inmigrantes, es la competencia en el mercado de trabajo. Así, se consideran menos competitivos que otros candidatos nacionales, una dificultad que se agrava ante las dificultades para obtener el reconocimiento de sus títulos, cuyo trámite puede durar años.

Para garantizar el éxito, los expertos consultados consideran que el asesoramiento debe centrarse en las necesidades de las personas y no debe ser genérico, como ocurre en alguno de los países participantes. Así, aseguran que “es esencial trabajar individualmente con cada inmigrante, teniendo en cuenta las circunstancias personales y la situación de cada persona” y destacan la necesidad de adoptar un enfoque proactivo, no sólo con los inmigrantes sino también con las comunidades de acogida.