La Mesa de Coordinación sobre Violencia de Género analizó la situación de los niños y jóvenes de Camargo


La Mesa de Coordinación sobre Violencia de Género que se reúne dos veces al año se ha dado cita esta mañana en el salón del Plenos del Ayuntamiento de Camargo, tras el último encuentro celebrado en nuestro municipio el pasado 11 de diciembre.

En el transcurso de la reunión se han analizado los cambios normativos producidos en los últimos seis meses y se ha abordado muy especialmente la atención al menor que crece y se desarrolla, ya sea como víctima directa o bien sea rodeado de un ambiente de violencia.

El alcalde Diego Movellán y el concejal de Familia Amancio Bárcena, han representado al Consistorio en este encuentro que organiza la Delegación del Gobierno en Cantabria y que ha contado con la participación de los responsables de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad en Camargo, de Servicios Sociales Municipales y del Gobierno de Cantabria así como con representantes de los IES Valle de Camargo y Muriedas y de los Colegio Altamira y Sagrada Familia.

La atención al menor y su seguimiento ha centrado una buena parte del contenido de la reunión que tiene como objetivo “tejer el trabajo de los profesionales que trabajan en la prevención y a la atención directa a las mujeres y menores afectados como la sanidad o la seguridad pero también a aquellos sectores que como el educativo puede ser vitales para detectar y abordar situaciones de violencia de género”.

Se estima que un 40% de los menores a cargo de mujeres víctimas de malos tratos son también víctimas de esos maltratos de forma directa, mientras que el restante ve afectada su vida en general a causa de la situación que se desarrolla en su entorno.

De hecho, el Ministerio de Sanidad ha comenzado ya a contabilizar a los menores como víctimas de violencia de género. En la primera mitad de 2013, tres niños han muerto en España y 25 han quedado huérfanos como consecuencia de esté tipo de actos violentos.

Más allá de la estadistica

Según los datos facilitados hoy en la Mesa, el 70% de las mujeres víctimas tiene una media de dos menores a su cargo, lo que hace que en Cantabria unos 10.000 niños y niñas estén viviendo o siendo víctimas de estas situaciones.

Esta cifra, según se ha señalado en la reunión, da idea de la importancia de la implicación del sector educativo en la detección y abordaje de los casos. Los centros cuentan con recursos a su alcance y con un protocolo de actuación disponible para su consulta en la página web del Instituto Cántabro de Asuntos Sociales.

Desde los Centros Educativos se ha valorado “muy positivamente” el desarrollo del Plan Director sobre Violencia en los centros educativos, una actuación que permite que miembros de la Guardia Civil impartan formación en espacios educativos que esté orientada tanto a padres como a docentes y a alumnos sobre materias como el acoso, las drogas y el alcohol.

La Guardia Civil en Camargo reforzará su actividad en este sentido en 2014 vista la importante demanda que se recibe desde los centros y los “excelentes” resultados de participación que se están registrando.

Este trabajo con la población adolescente está permitiendo detectar un incremento en los casos de menores que padecen violencia en sus primeras relaciones de pareja, según se ha manifestado en el marco de la reunión.

En cuanto a las modificaciones normativas producidas en estos meses, la Mesa de Coordinación Contra la Violencia analizó la aplicación de la gratuidad en la asistencia y en la tramitación de los procesos judiciales para las víctimas de violencia.