La Asociación de Afectados por Soplaos pide “que no se manipule” ni se utilice su problema


A continuación reproducimos el comunicado emitido por la Asociación de Afectados por Soplaos en Camargo:

“Los miembros de la Junta Directiva de la Asociación nos hemos quedado atónitos al leer el lunes en los medios de comunicación las declaraciones del alcalde de Camargo, Movellán, cuando dice que la intermediación de Diego, el Presidente regional, ha hecho posible que se avance en la solución del problema de los soplaos en Camargo.

Y ello por dos razones: la primera, en lo que se refiere a su intermediación, no entendemos entre quiénes, ya que, a pesar de habérselo solicitado, no ha recibido a los representantes de la asociación en lo que va de legislatura. Lo que nos lleva a pensar, además, que este grave problema camargués ni le ocupa ni le preocupa. O no lo suficiente.

La segunda, porque desde que él está en el Gobierno regional no ha habido aún ningún avance al respecto, ni siquiera en papel. Porque sí existe un Plan de Actuación, es cierto; pero este parece, mientras no lleguen las máquinas, un entretenimiento para los afectados, una manera de intentar callarnos mientras el tiempo pasa, ya que no se ha dado ni un paso para su cumplimiento.

Y que, por otra parte, tampoco contempla todas las actuaciones que serían necesarias para que la solución fuera satisfactoria para todos: por ejemplo, la parte superior de las viviendas cimentadas no se contempla en las actuaciones, los desalojados continúan fuera de sus casas…. Así que, puede que nuestro presidente intermedie mucho, pero no se ha avanzado nada. Seguimos igualito que el primer día.

En cualquier caso, y aparte de la mala situación económica, por un lado, y de la falta de entendimiento y coordinación entre las Administraciones, por el otro, razones que se utilizan como excusa para justificar que no se haya dado ningún avance real que solucione el grave problema que afecta a muchos camargueses, lo que ni queremos ni podemos admitir desde la asociación es que se manipule la opinión pública utilizando nuestro problema para ello, hablando una y otra vez de su solución, la cual, para nuestra mala suerte, no existe. Al menos de momento; esperemos que esa suerte cambie.”