El fracking divide a un pueblo en el film ‘Tierra prometida’ que se proyecta en La Vidriera


La batalla entre defensores y detractores del se pone de manifiesto en el film protagonizado por que llega este fin de semana a La Vidriera.

En la cinta dirigida por Gus Van Sant Damon encarna a Steve, un hombre que trabaja para una gran empresa energética y que llega a un pequeño pueblo para intentar convencer a los lugareños de que exploten la riqueza que atesoran bajo sus pies.

Steve y su compañera de trabajo, Sue Thomason, están convencidos de que los habitantes de McKinley estarán encantados de aceptar la oferta de su empresa a cambio de dejarles perforar pozos en sus granjas.

Sin embargo, lo que en principio iba a ser un trabajo fácil y una estancia corta se complica profesionalmente cuando el respetado profesor de instituto reúne a los habitantes para explicarles de qué se trata.

Lo que dice la crítica

“El resultado no es apasionante pero sí muy correcto. (…) Una película bien escrita, rodada e interpretada, a la que lastra un desenlace difícil de creer, mas cercano a la utopía que a la realidad.” (Carlos Boyero: Diario El País)

“A su favor, el siempre solvente trabajo de un Damon capaz como nadie de convencer con su sola presencia. En contra, el poco fuste de un relato demasiado cerca de la obviedad.” (Luis Martínez: Diario El Mundo)

“Incluye no pocas gratificaciones: desde el retrato de una comunidad donde la información googleada matiza la candidez de los habitantes (…) Un eficaz giro de guion y la capacidad del director para capturar ese limbo amenazado hacen el resto” (Jordi Costa: Diario El País)

“Una película más insólita de lo que parece a un primer vistazo. Por desgracia, el guión mete la pata con la aparición de un personaje (…) un fastidioso «deus ex machina» que está a punto de derribar la civilizada humildad del resto del filme” (Sergi Sánchez: Diario La Razón)

“La sisa acaba tirando de los mismos sitios que en «El indomable Will Hunting». Las virtudes, que no son pocas, tampoco difieren demasiado. La película está bien acabada, mejor interpretada y tiene un leve aire de telefilme” (Federico Marín Bellón: Diario ABC)

“El piloto automático de Gus Van Sant y el talento de Mr. Damon. (…) Una película mucho más sofisticada de lo que su envoltorio macarra sugiere” (Carlos Marañón: Cinemanía)