Camargo destinará un remanente de 812.000 euros a las Juntas Vecinales y al futuro complejo deportivo de Cros


El Pleno Municipal de mañana jueves en Camargo lleva entre sus puntos el cambio de destino de una cantidad económica, 812.321, 53 euros, remanente de una operación de crédito de 2006, que se va a dividir para destinarse a dos fines.

Así, un total de 700.000 euros se destinarán a inversiones en Juntas Vecinales mientras que el resto, 112, 321 euros se sumarán a la partida de obras y proyectos de nueva ejecución.

El alcalde de Camargo, Diego Movellán, explicó en la Comisión previa que este cambio de destino servirá para hacer realidad nuevos proyectos entre los que destaca la creación de un complejo multideportivo de libre acceso en la zona de Cros.

La ejecución de este proyecto pasa por la aprobación de una modificación puntual en la que ya trabajan los servicios técnicos. “El objetivo de este proyecto es facilitar a los jóvenes la posibilidad de disponer libremente de espacios para la práctica de deportes incluidos algunos como el skate no incluidos actualmente en el catálogo de las instalaciones municipales”, explican desde el Consistorio.

Con este cambio de destino, el capítulo de inversiones del Ayuntamiento de Camargo para 2013 asciende a 3.550.000 euros. De ellos, un millón se destinarán a inversiones en Juntas Vecinales, 750.000 a proyectos y obras del Plan Camargo Ciudad, 1.350.000 según exige la Ley a Patrimonio Municipal del Suelo y 122.000 a nuevas obras y proyectos, entre otras.

Otros puntos

Además, el Pleno verá también la posición del Ayuntamiento sobre la conveniencia de la declaración de interés regional de dos proyectos a desarrollar en Camargo.

Por otro lado, tal como hemos publicado, se aprobará el reglamento que crea las distinciones y reconocimientos oficiales a la Policía Local de Camargo.

Antes de la sesión plenaria, a las 18:30 horas, se rendirá homenaje al jugador de bolos de 91 años Modesto Cabello. Nacido en Maliaño en 1922, los expertos analistas de este deporte explican que sus movimientos durante el juego hacían de su figura una auténtica filigrana estática.