Las consecuencias del botellón en Revilla (Fotodenuncia)


Hace unos días, uno de nuestros lectores lamentaba el estado en el que los practicantes del habían dejado el entorno de la ludoteca de Igollo tras disfrutar de su particular ‘fiesta’.

Hoy tenemos que hacer lo propio en , donde también ha habido quien ha confundido divertirse con dejarlo todo manga por hombro en el entorno de la Iglesia de San Miguel.

Cada cual tiene que gozar de la libertad de disfrutar de su ocio como desee, siempre que se respeten unos límites de civismo. Por eso es inaceptable que haya quienes aún siguen empeñados en mostrar su falta de respeto hacia el resto de vecinos con este tipo de acciones.

Seguro que no hubiera sido difícil que, una vez consumada la fiesta, hubieran recogido todo lo consumido para llevarlo al contenedor más cercano. O al menos guardar las botellas y los vasos en las bolsas, en lugar de dejarlo todo desperdigado por ahí.

Recordamos a nuestros lectores que pueden hacernos llegar sus fotodenuncias a través del correo electrónico conectados@noticiasdecamargo.es y de nuestros perfiles en las redes sociales Facebook y Twitter.