Movellán cree que la expropiación de los terrenos de Escobedo “se podría haber evitado”


“Esther Bolado ha apostado a una sola carta las propiedades de la Junta y las ha perdido” ha explicado Diego Movellán en relación a la expropiación de dos terrenos de la Junta Vecinal, “inaceptable” a su juicio, decretada por el Gobierno Regional y a la que se ha llegado “porque la alcaldesa pedánea ha seguido en esta cuestión la estrategia que el Partido Socialista ha seguido siempre en Camargo: no negociar y llevar los temas a los tribunales”.

Movellán ha recordado que la empresa que explota las canteras de Puente Arce y de Escobedo, Hormisa, padece “problemas transitorios de liquidez”.

“En Puente Arce, así lo han comprendido, según ha informado su alcalde al de Camargo, Diego Movellán, por lo que han negociado con la compañía y a día de hoy están cobrando las cantidades que ésta debe pagar para seguir explotando este recurso en terrenos de la Junta”, indican desde el Consistorio.

“En cambio, la alcaldesa pedánea de Escobedo, la socialista Esther Bolado, decidió afrontar la situación de un modo mucho más radical, llevó a juicio a la empresa y terminó consiguiendo que Escobedo perdiera mediante expropiación la propiedad del terreno en el que se ubica la cantera con lo que ello supone: ya no son dueños del suelo, percibirán ahora una compensación pero no recibirán en el futuro un solo euro por la explotación mientras sus vecinos van a continuar padeciendo sin compensación alguna las molestias que supone tener una cantera al lado de casa. Eso sí, mientras ven como la misma empresa, Hormisa, hace frente a los pagos acordados con Puente Arce con tanta regularidad como la situación de las empresas hoy permite”.

La Junta Vecinal de Escobedo acudió a los tribunales para denunciar el impago del canon de explotación de Hormisa y emprendió un juicio que ganó y que obligaba a la empresa a pagar lo adeudado hasta el 28 de febrero de 2013.

“La empresa a fin de garantizar su continuidad y la de los puestos de trabajo pidió al Gobierno la expropiación de ambas parcelas para poder asegurar frente a un hipotético desahucio judicial el mantenimiento de la actividad económica y de los puestos de trabajo”, señala el Ayuntamiento en un comunicado.

El Gobierno adoptó esta medida “legal pero no justa” según el alcalde de Camargo y frente a la que Movellán mostró su oposición. El alcalde Diego Movellán se manifestó “radicalmente contrario” a la expropiación de las dos fincas.

Una expropiación que ya rechazó cuando se anunció el inicio del proceso mediante escritos dirigidos al Consejero de Industrial y que fue pública a través de los medios.

Sin embargo, “la expropiación se podría haber evitado” a juicio del alcalde, con una actitud negociadora con la empresa por parte de la Junta y de su presidenta la socialista Esther Bolado como queda claro por la diferente situación en la que se encuentra Puente Arce.

Sin embargo, ha señalado Movellán “Bolado ha seguido la clásica estrategia de los socialistas de llevar cualquier desacuerdo a los tribunales por la que los vecinos de Camargo van a tener que pagar este año casi 500.000 euros en sentencias y gastos y que esta vez les ha supuesto perder incluso propiedades a los de Escobedo”.

La presidenta de la Junta de Escobedo, ha explicado Movellán “acudió a pedir ayuda al Ayuntamiento cuando ya lo había perdido todo, demasiado tarde para poder dar marcha atrás a la situación”.

El alcalde de Camargo “lamenta profundamente” que se haya llegado a esta situación y cree que “Esther Bolado lo va a pasar mal para explicar cómo ha sido capaz de conducir tan mal su barco como para haberlo encallado en las rocas sin salida y en tan solo dos años como presidenta de la Junta de Escobedo llevar a una pedanía con recursos económicos propios a una situación en la que por sí misma no podrá afrontar muchos de los gastos que sostenía”.

No obstante, Movellán ha mandado un mensaje de tranquilidad a los vecinos de Escobedo asegurando que “Camargo es solidario y trataremos de que los camargueses que viven en Escobedo no tengan que padecer las consecuencias de un error de gestión de dimensiones todavía difíciles de valorar”.

Esto, a juicio de Movellán, ha convertido a Bolado en alguien que “pasará a la historia como la persona que hipotecó el futuro de los vecinos de su pueblo que desde ahora van a padecer las molestias de la actividad de la cantera y sin recibir un euro a cambio”.