El cultivo de la vid centra el segundo número de la revista del CIFA sobre actividad agraria


El Centro de Investigación y Formación Agrarias (CIFA) ubicado en Muriedas ha publicado recientemente un segundo número de la serie ‘Márgenes de la Actividad Agraria’ centrada en aportar información actualizada sobre los márgenes económicos de distintas actividades agrarias en Cantabria, ante la creciente solicitud de información al respecto.

En esta ocasión la publicación que puede consultarse desde aquí se centra en el cultivo de la vid, aportando datos desglosados medios de inversiones, ingresos, gastos y márgenes. Incluye información sobre las condiciones de cálculo y las características de la explotación consideradas para los cálculos.

Los autores son María Rafaela Gutiérrez Luque, Sandra González Casado y Benito Fernández Rodríguez-Arango, “Es importante considerar que los datos incluidos en esta serie pueden estar sujetos a variaciones en el tiempo y en función de los casos individualizados, por lo que preferiblemente deben de ser interpretados bajo la supervisión de un técnico en la materia”, señalan desde el CIFA.

Gases de efecto invernadero

Por otro lado, el Segundo Grupo de trabajo sobre mitigación de gases de efecto invernadero (GEI) provenientes del sector agroforestal celebrado recientemente en Zaragoza, incluyó el trabajo de Jordi Doltra (investigador del CIFA), Gregorio Salcedo (profesor e investigador del IES La Granja de Heras) y Rebeca Ortiz (becaria predoctoral del CIFA) titulado ‘Efecto de la composición y del manejo de rotaciones forrajeras en las pérdidas de nitrógeno del sistema en Cantabria’.

En este trabajo los autores evalúan las pérdidas de nitrógeno asociadas a diferentes alternativas forrajeras incluyendo cereales (avena, cebada y triticale) y leguminosas (habas, Trifolium incanatum yTrifolium pratense) con un manejo agronómico diferenciado.

Según el trabajo, la dinámica de la concentración de nitrógeno mineral observada en el suelo en combinación con temperaturas suaves y las abundantes precipitaciones en el periodo otoño-invierno apuntan a la posibilidad de pérdidas significativas de nitrógeno del sistema por lixiviación y de emisión de óxido nitroso. Las leguminosas presentaron, en general, mayores niveles de nitrógeno nítrico en el suelo que los cereales. Sin embargo la fertilización nitrogenada mineral en cereales provocó picos de pérdidas no observados en leguminosas a las que no se aplicó este fertilizante.

Los autores señalan que pequeñas diferencias de emisiones de óxido nitroso en sistemas forrajeros basados en diferentes alternativas de cultivo de invierno pueden representar importantes estrategias de mitigación debido al elevado poder de calentamiento global de este gas.

En este mismo evento los autores citados, Gregorio Salcedo y Jordi Doltra, presentaron otro trabajo titulado ‘La urea en leche: una herramienta disponible en la estimación de las emisiones de N2O de origen alimenticio’, concluyendo que la producción de urea en leche por hectárea, variable disponible actualmente en las explotaciones lecheras, presenta potencial para ser usado como indicador en la formulación de estrategias de mitigación de óxido nitroso ligadas a la dieta de las vacas.