El Festival de Verano de Camargo superó los 7.000 espectadores


Más de 7.000 espectadores se han dado cita en los once espectáculos que se han desarrollado en la trigésimo tercera edición del Festival de Verano de Camargo, que arrancó el 26 de julio y se clausuró el pasado sábado.

Este año el Festival incorporó un nuevo escenario a los ya habituales de los jardines del Ayuntamiento y la Plaza de la Constitución, como fue la Iglesia de Santa Cruz de Escobedo

También el programa se amplió hasta llegar a las once citas centradas en la música y la danza, pero sin dejar de reservar un espacio al teatro, que este año estuvo representado por dos géneros complementarios como fueron los títeres o los monólogos de Quequé.

En cuanto a la música, cabe destacar la presencia este año de géneros tan diversos como la música tradicional mejicana, el jazz, la lírica, el flamenco o la música renacentista que han formado parte del programa que este año incluyó también un concierto de piano centrado en las melodías que acompañaban a los clásicos del cine mudo.

En danza, el Festival recogió la presencia de géneros distintos como el baile flamenco o el colorista folclore sudamericano. En la edición pasada, fueron cerca de 5.000 las personas que disfrutaron de propuestas de ocio con contenido cultural de forma gratuita.