El Ayuntamiento mejora la iluminación y la anchura de los caminos del parque de la Ría de Carmen de Revilla


El Ayuntamiento de Camargo está llevando a cabo trabajos de mejora del que es su gran parque urbano, el ubicado junto a la Ría del Carmen, un espacio público de cerca de 140.000 metros cuadros intensamente utilizado por los vecinos.

Los trabajos ahora en marcha van a permitir recuperar el ancho original de los caminos que recorren el parque, que había disminuido con el paso del tiempo por efecto la vegetación, “cuya altura se controla periódicamente por los servicios de mantenimiento de jardinería pero que tiende de modo natural a extenderse en anchura”, indican desde el Ayuntamiento.

Una de las cuadrillas del total de 39 trabajadores procedentes del desempleo contratados con apoyo del Gobierno de Cantabria está aplicando material especial a base de arena en el trazado, que se compacta posteriormente para devolver a los caminos la dimensión de su dibujo original.

Estos trabajos suponen además la eliminación de irregularidades en el suelo de un parque habitualmente utilizado por los camargueses para la práctica del deporte.

Nuevo alumbrado

Además, el Ayuntamiento ha actualizado los equipos de alumbrado instalados en el Parque de la Ría del Carmen para adecuarse a la normativa del Gobierno de Cantabria recogida en el Reglamento de Prevención de la Contaminación Lumínica, así como a las indicaciones a nivel nacional recogidas en el Reglamento de Eficiencia Energética en Instalaciones de Alumbrado Exterior.

Para ello se ha llevado a cabo el cambio de los 24 puntos de iluminación con los que cuenta el parque, que han sido ya sustituidos por luminarias antivandálicas que garantizan una mayor durabilidad, un menor consumo y una adecuada orientación de la luz que se proyecta ahora íntegramente hacia el suelo.

“La sustitución de los puntos de luz recupera la adecuada iluminación de una zona muy transitada y cuya dotación se había visto afectada por acciones vandálicas de las que han sido objeto las luminarias tipo globo con las que estaba dotado el parque. Las nuevas farolas reducen el gasto de energía ya que con los modelos anteriores la mitad de la luz se emitía hacia el cielo generando además contaminación lumínica”, añaden.

Estos trabajos han contado con un presupuesto próximo a los 10.000 euros mientras que se estima que la reducción en el consumo de energía eléctrica anual con estos nuevos equipos llegará hasta un 73 % lo que supone una disminución de la factura eléctrica anual de 3.868 euros.