Encuentran por primera vez en Cantabria la avispa asiática que acaba con las abejas


El experimentado apicultor , que es uno de los fundadores de la , descubrió el pasado fin de semana en compañía de otro compañero los primeros ejemplares avistados en Cantabria de la .

Se trata de un hallazgo que ha provocado gran preocupación a todos los amantes de la apicultura y de la naturaleza en general dado la gran voracidad y agresividad de estas avispas sobre las abejas y también cuando se sienten atacadas cerca del nido hacia las personas.

Esta invasión esta teniendo consecuencias muy graves para el medio ambiente y conviene tomárselo muy en serio ya que la abeja es el insecto polinizador por excelencia y gran parte de la alimentación humana depende directa ó indirectamente de este maravilloso insecto.

Especies animales en serio peligro de extinción dependen de que las abejas realicen una buena polinización sobre las flores para asegurarse el sustento a base de frutos silvestres.

Por esta razón, recomiendan a todo aquel que localice un nido que se ponga en contacto con los medios de emergencia, policía, bomberos, 112, etc.

Origen

Negrete Ocejo logró capturar cuatro ejemplares adultos de avispa. aunque otro escapó con una abeja como presa no viendo mas ejemplares en los alrededores de las colmenas ubicadas en el termino municipal de Rasines.

Se cree que las avispas llegaron con un cargamento de madera allá por el año 2004 por el puerto de Burdeos y rápidamente se expandieron por el sur de Francia, ya que las abejas que son su principal fuente de alimentación y no saben defenderse de esta espacie desconocida para ellas pues no han desarrollado técnicas eficientes de defensa.

En España llegaron hacia el año 2010 y pronto colonizaron toda Guipuzcoa generando graves despoblamientos en las colmenas y cuantiosas bajas.

Se han encontrado nidos con más de 1700 individuos con el problema añadido de que los construt¡yen en árboles a gran altura dificultando enormemente su eliminación.

Es más, muchos de estos nidos son localizados cuando se caen las hojas de los árboles y quedan al descubierto. En estos casos los nidos suelen estar vacíos y el nido ya creo las reinas para la primavera siguiente.

Estas reinas pasan el invierno escondidas en grietas de árboles, entre piedras, montones de leña, etc., muriendo algunas en la invernada pero quedando muchas para la primavera siguiente y comenzar nuevos nidos. No es recomendable para la salud aproximarse a menos de siete metros de estos nidos.