Movellán reclama a Fomento la instalación de pantallas acústicas en la S-10


El alcalde de Camargo, Diego Movellán, ha enviado un escrito al Ministerio de Fomento reclamando que se aborde a la mayor brevedad la instalación de pantallas acústicas que aíslen del ruido que genera el tráfico por la autovía S-10 a su paso por Camargo.

Se estima que más de 2.000 vecinos padecen las molestias que el tráfico origina a quienes viven o trabajan el Polígono de La Cerrada, la Calle Alday y la Avenida de Parayas así como a los alumnos y docentes del Colegio Juan de Herrera en Maliaño.

Movellán ha anunciado su intención de ponerse “a la cabeza de las acciones que los vecinos pudieran decidir realizar en reivindicación de la instalación de estas medidas de control del ruido”.

La Demarcación de Carreteras del Estado cuenta con un proyecto de instalación de pantallas acústicas en las carreteras A-8, A-67, S-10 y S-20 que comenzó a redactarse en 2007.

Movellán reclama que se agilice al máximo la actuación sobre la S-10 a su paso por Camargo y se priorice a esta zona por la especial intensidad de las molestias que padece y el largo tiempo transcurrido sin que se adopten medidas para minimizar el impacto del tráfico de vehículos sobre la zona, medidas que según señala “es difícil de entender que no se adoptaran en paralelo a la construcción de esta Autovía”.

El alcalde ha recordado que son ya varios los encuentros en los que ha trasladado a Fomento y a delegación de Gobierno que “Camargo no puede esperar” a los posibles retrasos que la situación económica puedan suponer para un proyecto que incluye varias carreteras porque la S-10 transcurre a tan solo 5 metros de las viviendas en algunos puntos de su paso por Camargo y genera molestias que inciden negativamente en la normal actividad de un centro educativo.

El estudio titulado ‘Elaboración de los Mapas Estratégicos de Ruido de las Carreteras de la Red del Estado en la Comunidad de Cantabria’ ya recogía en 2007 un apartado dedicado a la S-10 a su paso por Camargo en el que se hacía referencia al elevado tránsito diario de vehículos en las proximidades de edificios de viviendas y áreas de uso industrial. Este estudio definía la actuación en este punto como “prioritaria”.