Empieza el desmontaje de la pérgola del Parque Lorenzo Cagigas


Operarios municipales de Camargo han comenzado  los trabajos de desmontaje y retirada de la pérgola del Parque Lorezo Cagigas. Está previsto que antes del final de la semana se haya retirado completamente esta estructura.

Los trabajos han comenzado esta mañana por la parte que requiere un tratamiento más minucioso, la retirada de los cristales del cierre perimetral de la pérgola impresos con imágenes antiguas.

Aquellos que no presenten daños serán almacenados para su posible reubicación posterior en otro enclave en el que queden a salvo de  actos vandálicos, como los que ya han provocado la total destrucción de varios de ellos y a provocar daños en una buena parte de los restantes.

Las piezas de madera procedentes de los bancos del interior serán reutilizadas para sustituir a las actualmente instaladas en bancos de distintos puntos y que presentan un peor estado de conservación.

La estructura metálica se retirará en los próximos días dejando paso a un espacio que se habilitará de forma provisional con bancos hasta el inicio de las obras de ejecución del carril bici infantil.

“Trapicheos”

La  Policía Local informó al alcalde el pasado 18 de mayo de que esta instalación ubicada en una zona intensamente utilizada por familias con niños estaba siendo “utilizada como refugio y lugar de encuentro de toxicómanos de la zona, sirviéndose de este sitio cubierto para realizar trapicheos”.

El informe señala que “la nula visión del interior de la pérgola desde los alrededores la convierte en lugar idóneo para que estas personas la utilicen como sede de sus encuentros y pases de droga convirtiéndola además en un lugar exclusivo para ellas ya que el resto de la ciudadanía ante esta perspectiva no se aproxima al lugar”.

Con esta medida se evita que la zona se convierta en un “punto negro” consolidado para la delincuencia dentro del casco urbano.

Tras su retirada, la pérgola del Parque Lorenzo Cagigas liberará espacio que dentro de la remodelación de la zona permitirá habilitar un carril bici de 215 metros de un 1.60 metros de ancho reservado exclusivamente para uso infantil y ejecutado con material especial para minimizar caídas y con un trazado con tan solo tres accesos para permitir el control de los menores por parte de los padres.