Las piscinas de La Vidriera y Cros dicen adios al cloro


A partir de hoy, el agua de las piscinas de La Vidriera y Cros está libre de cloro. Esta sustancia utilizada para el tratamiento y desinfección se ha sustituido por bromo, elemento que se obtiene de las guas del Mar Muerto mediante electrólisis.

Con esta medida se elimina el habitual olor a cloro y se facilita la utilización de las instalaciones a usuarios a quienes el cloro les produce irritación en las mucosas.

El bromo presenta ventajas como un mejor control del pH así como una capacidad bactericida y alguicida mucho mayor.

La Concejalía de Deportes ha optado por modificar así el sistema de desinfección de las aguas “realizando una inversión algo mayor que la que el cloro requiere para poner fin a situaciones habituales en las piscinas tratadas con cloro en las que los usuarios informan de molestias originadas por esta sustancia sobre todo en los ojos”.

El concejal del área, José Ángel Diestro, ha animado a los usuarios de las instalaciones deportivas municipales a acercarse tanto a la piscina de La Vidriera como a Cros que hoy reabre sus puertas tras someterse a labores de mantenimiento en septiembre.

El responsable municipal de Deportes ha recordado que para facilitar el acceso, el Ayuntamiento ha creado bonos de 10 sesiones que permiten reducir significativamente el coste de la entrada al usuario.

El bono no tiene fecha de caducidad, puede ser compartido por varios usuarios y permite el acceso a precios significativamente menores a las instalaciones deportivas municipales.

Así, el bono para menores de 18 años tiene un importe 15 euros, por lo que la entrada individual pasa a costar 1, 5 frente a los dos euros, con el atractivo adicional de que puede ser compartido por varios usuarios que se ahorran en el total de las 10 entradas el importe de cinco euros.

El bono para adultos tiene un importe de 30 euros, que supone un ahorro de un euro por entrada, un total de 10 euros por bono, ya que la entrada individual pasa de costar cuatro a tres. También en este caso existe la posibilidad de compartir el bono entre varios usuarios.

El acceso se realizará a través de una tarjeta codificada que deberá presentarse en el control de acceso de La Vidriera y de Cros y que una vez agotada puede ser recargada para posteriores utilizaciones.

Las personas interesadas en adquirir bonos pueden dirigirse a la recepción de los servicios de Deportes de La Vidriera para recoger la documentación con la que deberá realizar el pago. Una vez efectuado éste, debe aportar de nuevo en el servicio de Deportes el justificante y recoger la tarjeta.

Además de reducir significativamente la entrada, este sistema permite que quienes disponen de abonos mensuales, anuales o trimestrales, puedan mantener la continuidad de los accesos a las instalaciones mientras sus abonos caducados se renuevan si que deban abonar por ello entradas individuales significativamente más caras.