Camargo incrementa la partida destinada a ayudas de emergencia ante el incremento de solicitudes


Camargo incrementará en un 30% la dotación económica que destina a aquellas familias sin recursos del Valle para que puedan hacer frente a sus gastos básicos.

En lo que va de año, el Ayuntamiento ha destinado cerca de 25.000 euros a atender a 61 solicitudes de ayuda de emergencia, una llamada de emergencia que los vecinos en “situación económica precaria” pueden lanzar a su Ayuntamiento en cualquier momento a través del Departamento de Servicios Sociales para recibir una cuantía media de 400 euros

El alcalde Diego Movellán ha explicado que “la crisis ha quintuplicado en un año las peticiones y con este incremento en la partida destinada a atender a las personas que lo pasan mal, Camargo no hace más que asegurarnos de estar preparados para cumplir con la obligación que tenemos para con los vecinos.”

El regidor considera que “hacemos y seguiremos haciendo todo lo que sea necesario para asegurarnos de que no hay una sola familia de Camargo en situación de urgente necesidad y sin ayuda” y ha animado a los camargueses “a conocer el trabajo de los servicios municipales y a dirigir hacia este departamento a todas aquellas personas que pueden precisar ayuda urgente”

La ayuda de urgente necesidad hace posible que cuando en una familia los ingresos no alcanzan a cubrir las necesidades básicas o cuando son tan escasos que hacer frente a un gasto inesperado pero inevitable se convierte en algo imposible, el Ayuntamiento de Camargo pueda echar una mano a sus vecinos.

La crisis está incrementando el número de peticiones de ayudas que llegan a esta “hucha común para emergencias”. A fecha de hoy se han tramitado y concedido 61 y tan solo los seis primeros meses de este año se concedieron el doble de la totalidad de las ayudas entregadas en todo 2012, año en el que se atendió a 16 familias.

Características

Las ayudas para emergencias y necesidades básicas no están sujetas a una convocatoria y a unas bases inflexibles. De este modo, permite atender rápidamente situaciones de necesidad que no permiten esperar ya que requieren de una tramitación administrativa menos rígida.

Los Servicios Sociales analizan cada solicitud “de forma individual y minuciosa”, verifica los datos y evalúa la cantidad a conceder, que posteriormente son concedidas por la Junta de Gobierno Local.

Estas ayudas permiten, por ejemplo, abonar gastos derivados del alquiler de la vivienda, afrontar reparaciones de carácter urgente y sin las que la vivienda no sería habitable, satisfacer gastos imprevistos relacionados con otras necesidades esenciales que no son cubiertas por otros sistemas de protección social como ayudas técnicas, medicamentos, comedores etc.

Además, a través de este canal de apoyo social se apoya a las familias y personas que tienen dificultades para la cubrir los gastos por compra de alimentos, productos básicos de higiene personal y de limpieza de la casa, suministros para garantizar unas condiciones vitales y de salubridad mínimas.

También es posible solicitar apoyo por este canal para abonar los gastos de desplazamientos para asistencia a cursos de formación y búsqueda de empleo, con el fin de que nadie pierda una oportunidad de acceder al mercado laboral por carecer de dinero para llegar a ella.

Las ayudas económicas se otorgan a fondo perdido, no generando ningún derecho a la obtención de otras subvenciones en años posteriores y no popudiendo alegarse como precedentes.

Para solicitar ayudas de emergencia es preciso, entre otros requisitos, estar empadronado y residir en el Camargo, no recibir otras ayudas para la misma finalidad y que los menores a cargo de la familia o del solicitante -si los hay- estén correctamente escolarizados.

En caso de unidades familiares de un solo miembro, la renta per cápita del solicitante no puede ser superior al salario mínimo interprofesional y si la unidad familiar se compone de más de un miembro, la renta bruta se incrementará en un 25 % por cada uno de los miembros adicionales.

También se atiende a las necesidades de familias con ingresos superiores pero que se encuentran en dificultades por estar soportando un gasto de hipoteca o alquiler, cuando una vez restado de los ingresos, la cantidad resultante sea inferior al 75% del salario mínimo interprofesional.