Diego traslada a Standard Cableteam el apoyo del Gobierno a su objetivo de crear empleo


El presidente de Cantabria, Ignacio Diego, ha trasladado hoy a la empresa Standard Cableteam Spain, la antigua B3 Cable de Maliaño, la total disposición de colaboración y el apoyo del Gobierno cántabro al objetivo a corto plazo que se marca la filial del grupo alemán Wilms de crear empleo y riqueza en la región.

En la reunión que esta mañana ha mantenido en la sede del Ejecutivo con el director general de Standard Cableteam, David Cano; el director de Exportación, Valentín García, y el director comercial de Mercado Doméstico, Ricardo de la Concha, Ignacio Diego ha puesto de manifiesto el compromiso de su Gobierno con el conjunto del tejido productivo de Cantabria y su deseo de trabajar coordinadamente con las empresas para lograr, precisamente, ese mismo fin de reactivar nuestra economía y nuestro mercado laboral.

En el transcurso del encuentro, el presidente regional ha conocido de primera mano el plan estratégico de Standard Cableteam de cara al futuro inmediato, estrategia de negocio con la que la firma aspira a convertirse en un “referente” nacional del sector y a posicionarse a la cabeza del mercado de exportación tanto a nivel técnico como de prestación de servicios a sus clientes.

Todo ello pasa, según ha señalado David Cano al término de la reunión, por un incremento del empleo “más que sustancial” a partir del “arranque real” de la actividad de la fábrica en enero de 2014, tras un periodo inicial de producción que comenzó el pasado 16 de octubre y que ha servido para retomar la actividad en la fábrica después de casi dos años parada.

Cano ha expresado a Diego la apuesta de la empresa por Cantabria, las buenas expectativas que tienen depositadas en el corto plazo, así como su disposición de mantener una relación fluida con el Gobierno para sumar esfuerzos en la misma dirección.

El director general de Standard Cableteam ha explicado que, aunque el compromiso inicial era tener contratados a 25 trabajadores a fecha de 31 de diciembre de este año, la empresa consideró “imprescindible desde el punto de vista local”, y así lo entendió también el Grupo Wilms, comenzar desde el principio con ese número de trabajadores en plantilla para sentar los “cimientos” de la futura actividad de la fábrica de Maliaño.

Finalmente, los directivos de la firma han agradecido la atención, receptividad y disposición de colaboración del presidente Ignacio Diego y de su Gobierno.