Movellán anuncia que Camargo cierra el año con cero euros de deuda extrajudicial por primera vez en su historia


Camargo cierra el balance de 2013 con cero euros de deuda extrajudicial. Este concepto es el que se  produce cuando se gasta dinero público sin seguir el procedimiento administrativo, sin que exista un contrato previo para su realización o bien cuando se producen modificaciones a los contratos existentes que suponen un coste por encima de lo previsto.

“Si el año pasado, el equipo de Gobierno que encabeza Diego Movellán presentó la deuda extrajudicial más baja de la historia de Camargo, este año esta cantidad se ha reducido a cero euros frente al más de un millón de euros al año que llegó a alcanzar con anteriores gestores”, recuerdan desde el Consistorio.

Movellán ha señalado que “la previsión y el rigor en la gestión del dinero público han sido en estos dos años de legislatura la obsesión de este equipo de Gobierno y es ahora al cuadrar la contabilidad de 2013 cuando nos damos cuenta de que esta autoexigencia ha dado el resultado que esperábamos al cerrar el año sin deuda extrajudicial por vez primera en la historia de Camargo”.

El alcalde ha explicado además que el Consistorio no ha necesitado en esta legislatura acogerse a ningún Plan Especial de Pago a Proveedores como si han debido hacer otros Ayuntamientos.

Camargo cierra el año económico adelantándose a las exigencias de la nueva Ley de Estabilidad Presupuestaria en cuanto al pago a proveedores, que se ha venido realizando ya en 2013 a menos de 30 días, periodo que está previsto será exigible en 2014.

Movellán ha agradecido al Concejal de Hacienda, Amancio Bárcena y a todos y cada uno de los trabajadores de los servicios administrativos del Ayuntamiento el esfuerzo y el  rigor aplicado en la gestión económica “porque este excelente resultado no es posible de alcanzar si no es fruto de un trabajo en equipo”.

Las cuentas de 2014

Está previsto que el documento presupuestario para 2014 se presente esta misma semana y se lleve al Pleno que se celebrará este mes de diciembre. El alcalde de Camargo Diego Movellán se ha referido al Presupuesto para 2014 como un documento que “cargará las tintas en el empleo y la política social” apartados a los que destinará  tres millones de euros.

Un millón y medio de euros del Presupuesto van a servir en 2014 exclusivamente a atender las situaciones de los camargueses que atraviesan un mal momento económico.

Por primera vez, el documento económico va a incluir una partida destinada a la adquisición de alimentos para el reparto entre personas en situación de necesidad y va además a incrementar la dotación de la partida para atención a emergencias sociales.

Del millón y medio de euros destinado a este apartado, las partidas con mayor dotación son las que harán frente a los gastos derivados de la prestación de servicios como Ayuda a Domicilio y Apartamentos Tutelados que atienden a las necesidades de unas 150 personas anualmente y suponen un coste de 600.000 euros,  Centro de Día de Atención a Menores que atiende a una veintena de niños y niñas y el servicio de catering social dotado con más de cien mil euros.

De nuevo en 2014, el Servicio de Teleasistencia Domiciliaria será gratuito para las más de 300 personas mayores o en situación de discapacidad que lo precisan al asumir el Presupuesto de Camargo la retirada del apoyo del Gobierno central a esta prestación.

Camargo mantendrá en 2014 la totalidad de los convenios establecidos con colectivos sociales como son Aspace, AMICA o ALCER entre otros pero además firmará un nuevo convenio con CERMI.

Los principales ingresos de los que se nutrirá el Presupuesto municipal para 2014 provienen de las trasferencias del Estado que aportará seis millones de euros así como de la recaudación por tasas e impuestos, ingresos que se destinarán a hacer frente además a los costes por la prestación de servicios como el abastecimiento de agua, un millón y medio de euros, recogida de basuras, un millón de euros, suministro eléctrico, un millón doscientos mil euros y limpieza viaria con un coste de un millón de euros.