Terminan los trabajos de mejora de la carretera Nacional 623 a su paso por Camargo


Han finalizado las obras de mejora del firme que a lo largo de los últimos días se han venido ejecutando en varios puntos de la carretera Nacional 623 a su paso por Camargo.

De esta manera, ya ha quedado restablecido el flujo normal de vehículos que se vio ralentizado en algunos momentos puntuales durante el desarrollo de los trabajos.

El Ministerio de Fomento ha asumido la realización de estos trabajos que se han ejecutado en varios puntos del Valle con el objetivo de mejorar el firme y potenciar la seguridad del tráfico rodado.

Revilla y la confluencia entre Muriedas y Herrera en Las Presas han sido los puntos en los que el Departamento de Conservación de Carreteras del  Ministerio de Fomento ha actuado.

En el primero de ellos, las obras se han centrado en actualizar el estado del firme que presentaba el deterioro normal fruto de la intensa densidad de tráfico en la zona, mientras que en el segundo caso la actuación ha corregido los abombamientos existentes en varios puntos de la carretera.

Desde el Consistorio destacan que “ambas actuaciones dan respuesta a una demanda de los vecinos que el Ayuntamiento de Camargo ha trasladado al Ministerio”.

Satisfacción

Los alcaldes pedáneos de Revilla, Muriedas y Herrera, Raquel Cuerno, Amancio Bárcena y Carmen Carral han mostrado su satisfacción por la conclusión de esta actuación.

El alcalde de Camargo, Diego Movellán, ha agradecido la respuesta de Fomento a la demanda de los vecinos de Camargo y ha explicado que “confiamos en que se atienda igualmente la demanda de instalación de pantallas acústicas que aíslen del ruido que genera el tráfico por la autovía S-10 a su paso por Camargo”.

Se estima que más de 2.000 vecinos padecen las molestias que el tráfico origina a quienes viven o trabajan el Polígono de La Cerrada, la Calle Alday y la Avenida de Parayas así como a los alumnos y docentes del Colegio Juan de Herrera en Maliaño.

El alcalde ha recordado que desde el Ayuntamiento los contactos continúan con el Ministerio y  delegación de Gobierno para poner fin a esta situación que genera molestias que inciden negativamente además en la normal actividad de un centro educativo.