La Consejera de Desarrollo Rural destaca en Camargo la importancia del sector agroalimentario en la creación de empleo


La consejera de Ganadería, Pesca y Desarrollo Rural, Blanca Martínez, visitó la nueva planta de la firma de helados y confitería Regma en Revilla de Camargo, de 4.000 metros cuadrados.

La visita, a la que también asistió la directora general de Pesca y Alimentación, Pilar Pereda, estuvo guiada por Jaime Castanedo y Javier Otaduy, miembros de la tercera generación familiar de esta empresa.

Para Martínez, el sector agroalimentario es uno de los aliados estratégicos del Gobierno para la consecución de uno de los principales objetivos de la legislatura, la creación de empleo y la fijación de población en los entornos rurales. En este sentido, destacó que actualmente el Gobierno tramita para 2014 un total de 36 proyectos industriales que comportan una inversión de 27 millones de euros.

“La prioridad del Gobierno es el empleo y hoy me siento especialmente orgullosa de ver como, poco a poco, vemos más de cerca esa meta”.

Con estas nuevas instalaciones que se han levantado en los terrenos del antiguo hotel El Carmen, cumpliendo ampliamente criterios de eficiencia energética, la empresa cántabra deja atrás las dificultades de espacio que encorsetaban su actividad en el Primero de Mayo y la impedían crecer. Ahora, multiplica por tres y hasta por cuatro la producción actual.

La construcción de la nueva sede de Revilla ha supuesto una inversión de cuatro millones de euros, en la que la firma ha contado con apoyo público a través de recursos procedentes del Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (Feader), la Administración General del Estado y la Comunidad Autónoma.