La Operación Maloco acaba con una organización que robó en Maliaño y otras localidades más de mil teléfonos


La Guardia Civil, en la denominada Operación Maloco, ha detenido a 14 personas e imputado a otra como integrantes de una organización criminal dedicada principalmente al robo con fuerza en tiendas de telefónica móvil de Cantabria, Vizcaya, La Rioja y Burgos, esclareciendo más de una treintena de hechos delictivos, entre robos, receptación, introducción de dinero falso y contra la salud pública (drogas).

Se calcula que, entre los meses de marzo y diciembre del pasado año 2013 sustrajeron más de 1.000 teléfonos móviles, teniendo muchos de ellos como destino final Marruecos. El valor de estos terminales, al que hay que añadir el de los equipos informáticos, productos de peluquería y perfumería y otros efectos sustraídos, supera los 200.000 euros. Se ha recuperado parte de estos efectos en los registros efectuados en 10 domicilios y en un local, ubicados en Bilbao (Vizcaya) y Castro Urdiales (Cantabria).

Inicio de la operación

La Guardia Civil de Cantabria detectó el pasado año un aumento de robos en tiendas de telefonía móvil, lo que indujo a pensar que pudiera tratarse de un grupo especializado en el robo en este tipo de establecimientos, siendo este repunte mayor en los meses de mayo y junio donde, además, se perpetraron otros robos en peluquerías y en una perfumería con un modus operandi similar.

En concreto, en junio se cometieron varios robos con fuerza en este tipo de tiendas, en las localidades cántabras de Castro Urdiales, Laredo, Maliaño y Santander, de donde sustrajeron más de 300 terminales de telefonía.

Estos hechos continuaron en los meses siguientes, tanto en esta Comunidad Autónoma como en Vizcaya, La Rioja y una tentativa en Burgos, siendo este último hecho del que se tiene constancia a primeros de diciembre, en el que sustrajeron teléfonos móviles, tabletas, libros electrónicos y reproductores mp4 de una tienda de Bilbao.

Rotura de cristales con tapas de alcantarillas

Los agentes encargados de la investigación comprobaron que el modus operandi en los hechos denunciados coincidía en la mayor parte de los casos. Se trataba de la fractura de la puerta de acceso o escaparates del establecimiento con la tapa de una alcantarilla cercana, o con algún otro tipo de objeto contundente, como piedras o mazas.

La investigación arrojó también que se trataba de un grupo organizado en el que algunos de sus integrantes se dedicaban a la comisión material de los robos y otros realizaban funciones de vigilancia, contando además con receptadores que se encargaban de la distribución de los efectos sustraídos.

Las pesquisas realizadas llevaron a la Guardia Civil a la ciudad de Bilbao, donde residían algunos de los sospechosos. Se intensificaron las vigilancias sobre éstos y las personas con las que se relacionaban, para ir desenmascarando el entramado de la organización.

También se pudo averiguar que en los robos que cometían en la capital bilbaína utilizaban portales o viviendas de conocidos cercanas a los establecimientos violentados, para esconderse y no desplazarse con los efectos sustraídos tras la comisión del delito.

Los agentes decidieron explotar una primera fase de la operación durante la madrugada del pasado día 11 de diciembre. De forma coordinada se procedió en Bilbao a la detención de seis hombres, de entre 21 y 36 años de edad, naturales de Vizcaya. Se practicaron ocho registros domiciliarios y uno en un local comercial, interviniendo teléfonos móviles, ordenadores, tabletas, perfumes, diferente material electrónico, dos pistolas simuladas, así como herramientas y ropa susceptible de haber sido utilizada para la comisión de los robos.

En uno de estos domicilios se encontró todo lo necesario para el cultivo de marihuana en interior y se intervinieron unos 200 gramos de esta sustancia.

Ese mismo día se detuvo en Barcelona a otro de los objetivos, un hombre natural de Marruecos y vecino de Bilbao, considerado como uno de los presuntos receptadores de efectos, interviniéndole en ese momento 20 teléfonos tipo smartphone que, tras su estudio, resultan ser falsos.

Continuada la operación, entre el día 3 y el 22 de enero, la Guardia Civil ha realizado otras siete detenciones y una imputación en Bilbao, Portugalete y Castro Urdiales, efectuando dos registros. En uno de estos registros, además de encontrar diversos objetos de interés para la investigación, los agentes intervinieron cerca de un kilo y medio de marihuana en cogollos.

Dos de estos detenidos son naturales de Marruecos, uno de Angola y otro de China, siendo el resto españoles. En relación con el imputado es natural de Argelia.

Más de una treintena de hechos delictivos 

Con la desarticulación de este grupo organizado la Guardia Civil da por esclarecido más de una treintena de hechos delictivos. 19 de los robos con fuerza han sido cometidos en las localidades cántabras de Castro Urdiales, Laredo, Colindres, Noja, Astillero, Maliaño, Santander y Torrelavega. 15 de ellos fueron cometidos en tiendas de telefonía, uno en una perfumería y el resto en peluquerías.

En Vizcaya cometieron 10 robos en Bilbao, Getxo, Bermeo, Galdakao y Sestao. De estos robos siete fueron sobre tiendas de telefonía y el resto en una farmacia, una peluquería y una tienda de informática.

También llevaron a cabo dos robos en tiendas de telefonía de Logroño (La Rioja) y 1 tentativa de robo en una tienda de telefonía de la localidad burgalesa de Miranda de Ebro.

Se ha podido demostrar que uno de los investigados utilizó un billete falso de 50 euros para el pago en un establecimiento de Laredo, deduciéndose de las pesquisas que los integrantes de la organización han podido introducir en circulación más billetes falsificados.

En esta operación, dirigida por el Juzgado nº 2 de Castro Urdiales y desarrollada por la Guardia Civil de Cantabria, han colaborado efectivos de este mismo Cuerpo en Vizcaya y el Grupo de Acción Rápida (GAR), así como componentes de la Policía Nacional de Cantabria, de la Policía Local de Bilbao y de la Ertzainztza.